Category Archives: Literatura

Literatura

Joaquín Salvador Lavado Tejón, conocido como Quino (Guaymallén, Mendoza, 17 de julio de 1932)


Quino

 

 

 

 

 

 

 

Joaquín Salvador Lavado Tejón, conocido como Quino (Guaymallén, Mendoza, 17 de julio de 1932), es un humorista gráfico e historietista argentino. Su obra más renombrada es la tira cómica Mafalda, publicada originalmente entre 1964 y 1973.

Joaquín Salvador Lavado nació en la provincia argentina de Mendoza el 17 de julio de 1932.3 Lo llamaron Quino desde pequeño para distinguirlo de su tío, el ilustrador Joaquín, que fue quien despertó su vocación de dibujante a edad muy temprana. En 1945 tras la muerte de su madre, empieza a estudiar en la Escuela de Bellas Artes de Mendoza. Su padre muere poco después, cuando Quino tenía 16 años; al año siguiente abandona la escuela, con la intención de convertirse en autor de historietas cómicas, y pronto vende su primera historieta. Intenta encontrar trabajo en las editoriales porteñas, pero fracasa. Tras hacer el servicio militar obligatorio, en 1954 se establece en Buenos Aires en condiciones paupérrimas.

Publicó su primera página de humor en el semanario Esto Es, a partir de entonces empezó a publicar en muchos otros medios: Leoplán, TV Guía, Vea y Lea, Damas y Damitas, Usted, Panorama, Adán, Atlántida, Che, el diario Democracia, entre otros.

En 1954 empezó a publicar regularmente en Rico Tipo, y luego en Tía Vicenta y Dr. Merengue. Poco después empezó a hacer dibujos publicitarios. Publicó su primer libro recopilatorio, Mundo Quino, en 1963, tras lo que le encargaron unas páginas para una campaña de publicidad encubierta para la empresa de electrodomésticos Mansfield, para las que crea el personaje de Mafalda. La campaña no llegó a realizarse, por lo que la primera historia de Mafalda se publicó en Leoplán, tras lo que pasó a publicarse regularmente en el semanario Primera Plana ya que el director del semanario era amigo de Quino. Entre 1965 y 1967 se publicó en el diario El Mundo; pronto publicó el primer libro recopilatorio, y empieza a editarse en Italia, España (donde la censura obliga a etiquetarlo como “para adultos”), Portugal y otros países.

Tras abandonar la tira de Mafalda el 25 de junio de 1973, según él mismo por agotársele las ideas, Quino se trasladó a Milán, desde donde continuó realizando páginas de humor.

En el año 2008, por iniciativa del Museo del Dibujo y la Ilustración y con curaduría de Mercedes Casanegra, la empresa Subterráneos de Buenos Aires realizó dos murales de Mafalda en la estación Perú en la Plaza de Mayo.

En el año 2009 participó con un original de Mafalda, realizado para El Mundo, en la muestra Bicentenario: 200 años de Humor Gráfico que el Museo del Dibujo y la Ilustración realizó en el Museo Eduardo Sívori de Buenos Aires.

El 21 de mayo de 2014 obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades,5 galardón que le fue entregado el 25 de octubre siguiente.6

Los protagonistas suelen ser gente normal haciendo su vida, aunque Quino no renuncia a escenas surrealistas o alegóricas (como policías arrojando valium en las bocas abiertas de manifestantes) y a las reacciones caricaturescas.

Así, aunque Mafalda aparenta ser una tira más con protagonista infantil, sus contenidos suelen ser más cercanos y a la vez adultos que otras tiras similares. Destaca, por ejemplo, la preocupación de Mafalda por la política mundial o la obsesión de Manolito con el dinero. A pesar de ello, estos personajes aún pueden ser vistos por los lectores como niños reales con padres reales, y no como “adultos en cuerpos de niño”.

El humor de Quino es típicamente ácido e incluso cínico, ahondando con frecuencia en la miseria y el absurdo de la condición humana, sin límites de clase. Así, hace al lector enfrentarse a la burocracia, los errores de la autoridad, las instituciones inútiles o la estrechez de miras. No duda así en usar sus viñetas para enviar mensajes de contenido social a sus lectores. Otro recurso típico es la reducción al absurdo de situaciones conocidas. Con frecuencia, los chistes buscan la sonrisa como medio de enfrentarse a la cruda realidad.

Este enfoque pesimista de la realidad no impide que sus historias estén llenas de ternura y muestren una honda simpatía por las inocentes víctimas de la vida (empleados, niños, amas de casa, pensionistas, oscuros artistas…), sin ocultar sus fallos y limitaciones. Pero incluso en sus caricaturas de jefes opresivos y burócratas sin sentimientos se atisba cierta simpatía, por ser a su vez víctimas de su propia estupidez.

La óptica de Quino es probablemente producto de las vicisitudes de Argentina en los últimos cuarenta años; su mezcla de pesimismo y humanismo es posiblemente una de las principales razones de su gran éxito en toda Latinoamérica y gran parte del mundo fuera de Latinoamérica, lo que explica que sus historietas de tópico argentino aporteñado de las décadas de 1960 y 1970 hayan sido editadas y traducidas a muy distintos idiomas aparte del original español rioplatense.

 

Cronología

Plaza Mafalda, en el barrio porteño de Colegiales1932: Nace en San José, Mendoza, Argentina, el 17 de julio. Es el menor de tres hermanos.

1935: Quino descubre lo que será la pasión de su vida cuando su tío Joaquín (dibujante publicitario) los entretiene una noche con sus dibujos.
1945: Fallece su madre. Ese mismo año se inscribe en la Escuela de Bellas Artes de Mendoza.
1948: Fallece su padre. Abandona la Escuela de Bellas Artes porque quiere dedicarse al dibujo humorístico.
1950: Dibuja su primera historieta para publicidad.
1951: Sufre su primer revés al ir a Buenos Aires y no vender sus chistes en revistas y diarios.
1954: Logra por fin que le acepten su primera página de chistes sin palabras en el semanario Esto Es.
1955-1959: Colabora con páginas de humor en numerosas publicaciones.
1960: Teniendo ya una buena colocación profesional como colaborador de varias publicaciones se casa con Alicia Colombo, su compañera para toda la vida.
1962: Hace su primera exposición en una librería de Buenos Aires.
1963: Año fundamental en la vida del autor. Publica su primer libro de recopilación de chistes gráficos, “Mundo Quino”, y crea la historieta Mafalda para una agencia de publicidad que no la utiliza.
1964: El 29 de septiembre Mafalda ve la luz en el semanario Primera Plana.
1965: El diario El Mundo empieza a publicar la tira de Mafalda.
1966: Primera recopilación de tiras de Mafalda en un libro. La edición se agota en dos días.
1967: A final de año se interrumpe la tira de Mafalda por la desaparición de El Mundo. Quino por su parte sigue haciendo la página de chistes gráficos.
1968: Se reanuda la publicación en el semanario Siete Días. Mafalda, tras haber sido publicada en algunos otros países de Iberoamérica, aparece por primera vez en Europa en una recopilación de textos y humor gráfico realizada en Italia.
1969: “Mafalda la contestataria”, primer libro europeo dedicado a Mafalda. Este libro, publicado en Italia, cuenta con una presentación de Umberto Eco.
1970: Editorial Lumen comienza a editar los libros de Mafalda.
1971: El semanario Triunfo, de Madrid, empieza a publicar sus chistes gráficos ([1]). Mafalda se extiende por toda Europa.
1972: Tras haber firmado contratos de merchandising para evitar especulaciones con el personaje, Quino firma un contrato para una serie animada de Mafalda dirigida por Catu. Además publica “A mí no me grite”, Editorial Siglo XXI Argentina. El éxito de Mafalda en todo el mundo desborda a Quino.
1973: Se empiezan a difundir los dibujos animados. El 25 de julio Quino entrega las cuatro últimas tiras y hace que Mafalda y sus amigos se despidan. Se publica su tercer libro, Yo que usted…, editorial Siglo XXI Argentina.
1974: Se publica Diez años con Mafalda. De 1974 a 1976 el semanario de humor español Hermano Lobo publica sus viñetas ([2
1976: Quino se radica en Milán.
1977: Ilustra, a petición de Unicef, la “Declaración de los Derechos del Niño”.
1978: Quino recibe el Trofeo Palma de Oro del Salon Internacional del Humorismo de Bordighera.
1979: Con autorización de Quino, Glenat empieza a editar las tiras de Mafalda coloreadas. Se publica Gente en su sitio.
1981: En Buenos Aires se estrena un largometraje de Mafalda, montaje de cortos hechos para la televisión.
1982: El Salón Internacional de Humorismo de Montreal lo nombra Cartoonist del Año. Se publica Ni arte, ni parte.
1983: Realiza dibujos de Mafalda para una campaña de odontólogos argentinos sobre higiene bucal. Se publica Déjenme inventar.
1985: Dibujos para propaganda de algunos programas de nutrición, sanidad y cultura del gobierno argentino. Se publica Quinoterapia. Primeros cortometrajes que se producen y realizan en Cuba sobre páginas de humor de Quino: “Quinoscopio”.
1987: Se publica “Sí, cariño…”.
1988: Su ciudad natal, Mendoza. lo distingue con el título de Ciudadano Ilustre como Maestro del Humor, la Sensibilidad y la Justicia de Proyección Nacional e Internacional. Dibuja un cartel para el Ministerio de Relaciones Exteriores argentino conmemorando los Derechos Humanos y los cinco años de democracia en Argentina.
1989: En el 25 aniversario de Mafalda se publica “Mafalda inédita”. Se publica “Potentes, prepotentes e impotentes”.
1991: Se publica Humano se nace.
1992: Se organiza en Madrid la exposición “El Mundo de Mafalda”. Se publica Todo Mafalda.
1993: 1ª edición de “Toda Mafalda”, Editorial de la Flor. D.G. Producciones, S.A. en colaboración con TVE produce 104 episodios de la historieta Mafalda realizados por Juan Padrón en el ICAIC, cortometrajes que no han sido comercializados en la televisión argentina. Se publica ¡Yo no fui!, ediciones de la Flor.
1994: Se celebran en Milán los treinta años de Mafalda con una reunión en el Circolo della Stampa con la presencia de Umberto Eco, Marcello Bernardi, Fulvia Serra (directora de la revista Linus) y Román Gubern (presidente del Instituto Cervantes de Roma).
1995: Se inicia la publicación de páginas de humor de Quino en El País Semanal, dominical del diario El País, de Madrid.
1996: Se publica en Argentina Cuentecillos y otras alteraciones, de Jorge Timossi, con ilustraciones de Felipe hechas por Quino. Se publica ¡Qué mala es la gente!.
1997: Recibe un curioso premio Placa de Plata, otorgado por la Asociación Madrileña de Empresarios de Restaurantes y Cafeterías, por haber contribuido con sus manifestaciones gráficas al prestigio y la difusión gastronómica. También se le otorga el premio de la Asociación Profesional de Ilustradores de Madrid.
1998: Ediciones De La Flor reedita el primer libro de Quino, Mundo Quino, con prólogo del autor. Es distinguido por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires como Maestro de Arte en reconocimiento de su labor. Recibe el Premio B’nai B’rith Derechos Humanos, que esa organización otorga anualmente a personas que se han destacado en la promoción y defensa de esos derechos. Publica su página web.
1999: En abril, Ediciones de la Flor reedita A mí no me grite. La Librería Internacional invita a Quino a San José, Costa Rica, con el auspicio del diario La Nación.
2000: El Instituto Cubano del Libro expone la muestra “El Mundo de Quino” en el Centro Wilfredo Lam, subsede de la novena Feria Internacional del Libro de La Habana. Litexa Boliviana S.A. invita a Quino a La Paz, Bolivia, con motivo de la Feria del Libro, con el auspicio de Lloyd Aéreo Boliviano y la Alcaldía de La Paz. En esta oportunidad, la relación establecida con el público lo llevó a comprometerse a asistir a la Feria del Libro.
2001: Durante julio y agosto realiza una muestra itinerante de humor en Bolivia. A su vez, en Grecia, con motivo del 5º Festival Internacional del Humor, Quino expone una muestra de sus dibujos y de algunas tiras de Mafalda, con el auspicio del Ministerio de Cultura de Grecia y la Unesco. En octubre es invitado al Salón Internacional del Cómic de Gijón. Con motivo de la muestra Iberoamericana de Humor Gráfico, la Universidad de Alcalá de Henares lo nombra Catedrático Honorífico del Humor. En noviembre, Ediciones Glénat y Hachette Canadá invitan a Quino al 23º Salon du Livre de Montreal.
2002: En septiembre es invitado a exponer su obra de humor gráfico y Mafalda en el “21ème Salon Internacional de la Caricature, du Dessin de Presse et d’Humour”, de Saint Just le Marte. En noviembre el IILA (Instituto Italo-Latino Americano) y la Embajada de la República Argentina organizan en Roma la exposición de Quino “Il Padre di Mafalda ha altri figli” en la Scuderie del Palazzo Santacroce.
2003: Realiza una exposición de sus trabajos y una charla en la ciudad de Bahía Blanca, Argentina. Inaugura la Feria Internacional del Libro de Guayaquil, Ecuador. En septiembre realiza una exposición de su obra en Biarritz (Francia) con motivo del festival de la CITA 2003. La Universidad de Guadalajara le otorga el premio-homenaje “La Catrina” y se realiza una exposición de su obra.
2004: Inaugura en Milán la exposición “De viaje con Mafalda” conmemorando los 40 años de la primera publicación del personaje en Argentina. En julio, Ediciones de la Flor publica su nuevo libro, ¡Qué presente impresentable!. En agosto inaugura en Buenos Aires la exposición “Quino, 50 años”, celebrando los 50 años de la publicación de su primer dibujo humorístico en la revista Esto Es. La exposición se traslada luego a Córdoba y Mar del Plata. En noviembre, Éditions Glénat (Francia) organiza en París un homenaje a Quino acompañado de una exposición de dibujos de sus colegas franceses que agasajan a Mafalda, y lanza el libro “Un présent impresentable”. El 17 de noviembre es declarado Ciudadano Ilustre de Buenos Aires.
2005: La exposición “De viaje con Mafalda” se presenta en Roma, Nápoles, Zagarolo (Roma), Voghera (Pavía), Jesolo (Venecia), Bolonia y Barcelona. La exposición “Quino 50 Años” continúa su itinerancia por Argentina presentándose en Rosario, Casilda, Mendoza y San Rafael.
2007- Presente: Se retira del dibujo, aunque se sigue publicando sus tiras.
2008: Presentan en el mural de un subte, tiras de Mafalda.
2009: Deja de publicar tiras en la Revista Viva, tras escribir una carta en la que anuncia su retiro.
2009: Participa con un original de Mafalda realizado para el diario El Mundo en la muestra “Bicentenario: 200 años de Humor Gráfico” que el Museo del Dibujo y la Ilustración realiza en el Museo Eduardo Sívori de Buenos Aires, homenajeando a los más importantes creadores del humor gráfico en Argentina a través de su historia.
Diciembre de 2012: La tira Mafalda llega en formato eBook a la Tienda Kindle de Estados Unidos en español. Sus 12 libros son publicados oficialmente.
Diciembre de 2012: Mafalda hace su llegada oficial a las redes sociales, con las cuentas en Twitter, Facebook y Pinterest. Por primera vez en su historia, llegan los personajes de Quino a las redes sociales bajo el nombre MafaldaDigital.
Diciembre de 2012: Es lanzada por primera vez la página oficial de Mafalda, en el sitio web oficial de Quino.
Febrero de 2013: Quino y Panarea Digital lanzan la primera aplicación oficial de la tira cómica Mafalda. Es lanzada para iPad.

Soledad Mora ¡Hasta luego, cocodrilo!


Conseguirá nuestra antiheroína reinventarse, como dicen ahora?

C_HastaLuegoCocodrilo.indd

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Precio: 17,90 €
Código: 10091635

Soledad Mora ¡Hasta luego, cocodrilo!

La autora

Soledad Mora Sagués (Andorra, 1955) cursó estudios de Derecho en la Universidad Central de Barcelona.

Casada, madre de dos hijas y feliz abuela de una única nieta, es una escritora tardía: ¡Hasta luego, cocodrilo! es su primera novela publicada.

¡Hasta luego, cocodrilo!

Cómo una millonaria tuvo que defenderse de una fiera más peligrosa que el cocodrilo del que salió la piel de su bolso más querido.

Cuando se está acostumbrado a tenerlo todo, cualquier capricho o antojo se acaba convirtiendo en una inevitable y abrumadora obligación que debe satisfacerse a cualquier precio. La frustración y la rabia pueden surgir entonces en cualquier momento, violentas e inesperadas, disfrazados tras ese objeto de deseo que no se ha podido alcanzar y que bien podría ser un bolso exclusivo, de esos que fabrican con cuentagotas y que asignan según la importancia de la boutique…

Gloria lleva veinticinco años habituada a tenerlo todo, concretamente, desde que se casó con Javier Arnau, uno de los empresarios más ricos y poderosos de Barcelona, y del país. Gracias a eso, ella puede llevar la vida de lujo y distinción que le gusta. Además –siempre se precia de reconocerlo–, su marido la mima hasta el extremo y le consiente todos los deseos y caprichos que se le figuran. Se ha convertido con el tiempo en una mujer envidiada y admirada a partes iguales, a la que gusta ser reconocida como clienta destacada en las más elegantes y fastuosas tiendas de la ciudad.

«No quiero recordar aquella adolescencia cutre en Andorra, creo que la he borrado de mi mente. Antes de conocer a Javier, todo era trabajo, privaciones y malos rollos, siempre ayudando a mis padres en el hotelito que teníamos arrendado como negocio. Lo llamábamos «hotelito» entre nosotros, con aires de grandeza, pero aquello era a todas luces una pensión pura y dura».

Su última ambición es un precioso Birkin negro de piel de cocodrilo cuyo precio –veinticuatro mil euros– resulta escandaloso hasta para su generoso marido. Es lo único que hasta ahora Gloria no tiene y que además, no puede comprarse por sí misma. Su exclusividad es tal, que conseguir uno se hace tarea realmente difícil. En pocos días celebrará su 50 cumpleaños y espera que Javier la sorprenda con el ansiado regalo… Su asombro será mayúsculo cuando al recoger otro bolso que tenía encargado en su boutique de referencia, la dependienta le muestra por error otra caja a nombre del señor Arnau, en la que se guarda el preciado Birkin negro. Sin embargo, según la directora del local, ese bolso no es para ella, ni ese nombre es el de su esposo… Aquel maravilloso objeto está reservado a la joven empleada de una joyería cercana… La frustración, furia y sutil suspicacia de Gloria están desbocadas… ¿No será que Javier tiene una amante?

«Estoy muy avergonzada por el numerito que he montado. Pero, claro, al ver esta maravilla —señalo con la mirada la caja abierta que exhibe lo que por un instante he pensado que era mío— y el nombre de mi marido… También es casualidad, ¿no? —interrogo sin dirigirme a nadie en concreto—. Pues eso… que me he montado una película que no era. Que no es, claro. Lo siento. Siento haberme puesto en evidencia de esta forma. Yo…».

Si la caja de los truenos pareció entreabrirse un poco tras el inocente desliz de la dependienta, un par de jugosos cotilleos y posteriores encontronazos –primero en la peluquería, y después en una escapada a París– terminarán por despejar las dudas de Gloria: su marido está liado con una guapa mujer bastantes años más joven que él… Esa tal Beatriz se está quedando con los regalos que deberían ser para ella… Muchas cuestiones rondan su cabeza: «¿Qué hago? ¿Esperar a que se le pase el capricho como con las otras o…? Aunque si es verdad lo del bolso, los mato. ¡Eso sí que no! ¡Por ahí no paso!». Las amigas más cercanas le aconsejan que lo deje pasar y se olvide, pero cuando en su fiesta de cumpleaños, Javier hace acto de presencia con aquella chica, el alcohol y la rabia empujan a Gloria a tomar una actitud y posición ciertamente radicales.

De un día para otro Gloria se verá abocada a una situación que escapa a su control. La cruda realidad de los problemas económicos y las facturas sin pagar se presentará de golpe. Muchas de sus amigas dejan de serlo. El contrato de separación que ha firmado con Javier no es lo suficientemente jugoso como para mantener el tren de vida que hasta ahora llevaba. El valium o el alcohol como alternativa ilusoria no son soluciones viables. Debe pensar en sus hijos y en un futuro más o menos cercano que parece presentarse verdaderamente complicado. ¿Conseguirá Gloria imponerse a la circunstancias? ¿Sabrá reinventarse y sacar provecho de lo poco que hasta ahora sabía hacer muy bien? Sí, sí, todo el mundo sabe que los milagros no existen, pero…

«—Por favor, basta, Luis. No puedo más, estoy a punto de asfixiarme —le digo casi sin aliento a mi entrenador personal, que por lo visto ha decidido matarme a fuerza de abdominales sin ningún miramiento. Hoy tiene uno de esos días en los que parece que haya venido con la clara intención de asesinarme. Es un tío encantador, pero duro a más no poder».

Galería de personajes

Aunque a Gloria Arnau ya la conocemos, se hace obligatorio añadir algunos datos más para completar su perfil. Es una mujer tan esclava de la moda que no soporta a la gente fea o desaliñada, simplemente le molestan. Le gusta practicar deporte en su gimnasio privado e ir regularmente a la peluquería. Adora París y sus grandes tiendas. No teme al botox, de hecho, la edad ya se lo ha reclamado, y usar la tarjeta de crédito es su actividad más habitual. Con tal de quedar bien y aparentar buenas amistades, es capaz de idear grandes mentiras. Resulta increíble que esta mujer tenga unos orígenes realmente modestos: sus padres tenían una pensión en Andorra en la que ella estuvo trabajando desde niña –haciendo camas, limpiando, ayudando a servir comidas–, hasta que conoció a Javier, su marido.

Javier Arnau hizo mucho dinero invirtiendo en tiendas de electrónica, aunque él ya provenía de una de las familias más poderosas de Barcelona. Su patrimonio se triplicó cuando heredó la fortuna de sus padres. Aunque hombre de carácter, está acostumbrado a dejar que su mujer se salga con la suya y compre todo lo que quiera. Sin embargo, ahora parece que la mayoría de sus regalos tienen otra destinataria: la joven y atractiva Beatriz, dependienta de una joyería con la que mantiene una relación extramatrimonial desde hace algún tiempo.

«Entro en la cocina para organizar la comida, con ganas de acabar rápido y poder marcharme a la peluquería, algo que preveo muy difícil, por no decir imposible, ya que Imelda, la chica filipina, muy menudita y vestida de blanco impoluto, como siempre, entiende muy mal el idioma, a pesar de que lleva años en casa e incluso tiene nacionalidad española».

Pablo y Carla Arnau son los hijos del matrimonio: jóvenes consentidos que sin embargo, son capaces de reaccionar como solo una madre merece cuando las cosas empiezan a ir mal. Pablo es un buen chico, pero exageradamente discreto y correcto; a sus veintiún años no sabe lo que es llevar unos vaqueros, siempre va impecablemente vestido y planchado. Carla tiene un año menos que su hermano, pero es todo lo contrario: informal, desafiante y atrevida, también inteligente y con una gran visión para los negocios y las oportunidades.

Marta Capdevila es la mejor amiga de Gloria, su confidente y la persona que la ayuda anímicamente cuando lo necesita. Separada de un maltratador que encima se pulía su dinero, ahora está más atractiva y tranquila que nunca. Dispone de lo suyo como quiere, sin dar importancia al valor de las cosas. Será ella la que ponga en antecedentes a Gloria sobre el posible escarceo amoroso de su marido.

Inés es la mujer de Alfonsito Grau, amigo inseparable de Javier. Entre Gloria y ella, más que amistad reina una imposición de conveniencia. Es una mujer vulgar y amargada, que además viste muy mal. En el fondo, no se llevan demasiado bien pero mantienen la compostura y aguantan por sus respectivos maridos. Nuestra protagonista la considera una verdadera imbécil. Choque frontal.

«—Ahora no sé qué tengo que hacer… Si se lo insinúo y no es verdad, me la cargo y adiós fiesta de cumpleaños, ya lo conoces cuando se pone furioso. Si no le digo nada y está liado con ella, no me hace maldita gracia. ¿Qué hago? ¿Esperar a que se le pase el capricho como con las otras o…? Aunque si es verdad lo del bolso, los mato. ¡Eso sí que no! ¡Por ahí no paso! —exclamo en un ataque de rabia».

Aprender a esperar lo inesperado

Una divertida historia cargada de lujo, traición, frivolidad y malas intenciones.

Hermès, Chanel, Valentino, Balenciaga, Gucci, Lanvin, Bulgari, Porsche, Mercedes… Nombres parejos a lujo, estilo, elegancia, distinción, clase, poder. En esta vida parece que todo puede comprarse con dinero, ¿o no? Esta es la cuestión clave que deberá plantearse la protagonista de ¡Hasta luego, cocodrilo!, una mujer que de tenerlo todo –simplemente por el hecho de ser señora de–, tendrá que buscar significado práctico a una palabra que desde hace tiempo no ha existido en su exquisito vocabulario, trabajar.

Pero hasta ese punto, el lector podrá pasar un buen rato de diversión poniéndose en la piel de Gloria, para experimentar no solo sus incontrolables ansias por poseer bolsos, vestidos o joyas, sino también las desquiciantes discusiones con unos sirvientes filipinos que parecen no enterarse de nada, o las agotadoras sesiones de gimnasia con su entrenador personal. Las charlas con sus amigas más íntimas son dignas de una mención especial por su inagotable torrente de críticas y cotilleos, a cual más ocurrente. En definitiva, un relato cargado de humor, amable pero también mordaz, que huele a arrogancia y frivolidad, a opulencia y distinción, a exceso y engañosa apariencia.

«Al final, sólo tienes que hacer como has hecho las otras veces: disimular. ¡Y encima aún te caerá alguna joya espectacular para callarte la boca! Como siempre, Gloria, que yo veo lo que él te regala para tenerte contenta y que no te metas en su vida. ¡Si todos hacen lo mismo! ¡Qué más da! Te tomas un Valium, un vodka o todo a la vez, ¡yo qué sé! Piensa en tu fiesta de cumpleaños. ¿Quieres echarlo todo por la borda por un calentón de tu marido? Tienes tanto que perder…».

¡Hasta luego, cocodrilo! podría pasar por ser un original retrato de la hipocresía que gobierna la sociedad contemporánea, pero también por una refinada y deliciosa historia sobre la superación. Soledad Mora ha escrito una muy fresca e ingeniosa novela, cuya lectura sencilla y amena, sirve como revulsivo contra cualquier tipo de aburrimiento o apatía. En ella caben el amor, el desamor, el reto, la desilusión, las tiendas caras, las mentiras y muchas sorpresas. El fino o desbocado humor, según el momento, completa un cóctel narrativo perfecto para disfrutar de la lectura con una enorme sonrisa.

Narrada en primera persona, Gloria Arnau se convierte en protagonista absoluta y difícilmente olvidable de una novela de personajes que a todas luces, parecen tomados directamente de la realidad y revisados con los justos retoques para provocar la complicidad e ironía del lector. Esta señora tan altiva y orgullosa, tiene una personalidad ciertamente arrolladora, aunque su principal y casi única preocupación sean las compras de artículos de lujo. Sus reflexiones y actitud encajan a la perfección en un entorno más preocupado por las apariencias, el físico, el dinero y el qué dirán, que por valores mucho más sinceros como son la familia, la amistad o el amor. Rabiosamente actual, esta historia consigue reírse hasta de esos tratamientos de belleza que hacen milagros en un día.

«—Pero… ¿cómo? ¡No me digas que aún no me has puesto el bótox! Oye, yo me largo —le suelto, nerviosa.
—¡Ah! Mira que eres graciosa, Gloria. Porque sé que lo dices en broma, que si no… Venga, un par de pinchacitos más y ya acabamos».

Irreverente y con un ritmo narrativo muy visual la novela descubre a un personaje que pasa de la arrogancia a la inseguridad en solo cuestión de días. Conocedora del carácter femenino, Mora enfrenta a su personaje con los temidos cincuenta y todo lo que ello representa, y además en una situación económica y personal realmente crítica. El cocodrilo del título, en clara alusión al bolso negro, invita a decir adiós no solo a muchos caprichos innecesarios, también a un nivel y estilo de vida que en la época actual se antoja bastante excesivo. Como diría Gloria: lo que está claro es que si finalmente decides quedarte con los criados filipinos, pero también quieres dar unos estudios a tus hijos –y seguir viviendo–, solo surge un posible camino: reinventarse, o morir… No hay otra.

«Pero yo sé que merece la pena continuar manteniendo la leyenda de Gloria la Superwoman. Aunque me odien por lo perfecta que soy en todo, no les queda más remedio que admitirlo. «Gloria la Superwoman», me repito, y lo digo en voz alta, orgullosa de mí misma».

Santiago Rusiñol y Prats (Barcelona, 25 de febrero 1861 – Aranjuez, donde falleció mientras pintaba sus famosos jardines, 13 de junio de 1931), fue pintor, escritor y dramaturgo.


Santiago Rusiñol y Prats (Barcelona, 25 de febrero 1861 – Aranjuez, donde falleció mientras pintaba sus famosos jardines, 13 de junio de 1931), fue pintor, escritor y dramaturgo.

cx23_rusinol2

 

 

 

 

 

 

 

Nació en el seno de una familia de industriales del textil, procedentes de Manlleu. Se formó en el Centro de acuarelistas de Barcelona y fue discípulo de Tomás Moragas. Viajó a París en 1889, donde vivió en Montmartre junto con Ramón Casas y con Ignacio Zuloaga.

Se familiarizó con el simbolismo y la pintura al aire libre. Tras regresar a España funda en Sitges el taller-museo del “Cau Ferrat”, y frecuenta en Barcelona las tertulias del café Els Quatre Gats. Su posición social y económica acomodada le permitió hacer frecuentes viajes. En 1901 fue a Mallorca con Joaquín Mir.

El año 1908 recibió la medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes.

Su pintura está muy influida por los impresionistas y tiene temática paisajista, tanto rural como urbana, retratos y composiciones simbólicas de inspiración modernista. Al comienzo de su carrera incluía figuras humanas. En las etapas finales sólo pintaba paisajes, especialmente de los Reales Sitios como Aranjuez o La Granja. Entre sus obras más destacadas figuran La morfina y La medalla, ambas de 1894.

En su obra literaria, siempre en catalán, se incluyen poemas en prosa (“Oracions”, 1897), dramas como “L’alegria que passa” (1898), “Cigals i formigues” (1901), “La bona gent” (1906) y novelas costumbristas como “L’auca del senyor Esteve” (1907), que fue adaptada al teatro por el propio Rusiñol en 1917, “La niña Gorda” (1914), “El català de La Mancha” (1917) o “En Josepet de Sant Celoni”.

También escribió para periódicos como La Vanguardia o revistas como L’Esquella de la Torratxa.

Fue un personaje importante de la Renaixença literaria y cultural de Cataluña, y del mundo intelectual y bohemio de la Barcelona de su tiempo.

Estuvo en Buenos Aires, en Rosario y en Córdoba para el centenario de la Revolución de Mayo, en 1910; estrenando obras suyas

Ana Frank (Fráncfort del Meno, 12 de junio de 1929-Bergen-Belsen, marzo de 1945)


Ana Frank

images

 

 

 

 

 

 

Annelies Marie Frank Hollander, conocida como Ana Frank (Fráncfort del Meno, 12 de junio de 1929-Bergen-Belsen, marzo de 1945) fue una niña judía alemana, mundialmente conocida gracias al Diario de Ana Frank, la edición en forma de libro de su diario íntimo, donde dejó constancia de los casi dos años y medio que pasó ocultándose, con su familia y cuatro personas más, de los nazis en Ámsterdam (Países Bajos) durante la Segunda Guerra Mundial. Su familia fue capturada y llevada a distintos campos de concentración alemanes. El único sobreviviente de los ocho escondidos fue Otto Frank, su padre. Ana fue enviada al campo de concentración nazi de Auschwitz el 2 de septiembre de 1944 y, más tarde, al campo de concentración de Bergen-Belsen, donde murió de tifus en marzo de 1945, pocos días antes de que éste fuera liberado. En 1947, apenas dos años después de terminada la guerra, Otto publicó el diario bajo el título La casa de atrás (en neerlandés, Het Achterhuis).

Annelies Marie Frank nació en Fráncfort del Meno (Hesse, Alemania), y fue la segunda hija de Otto Heinrich Frank (12 de mayo de 1889-19 de agosto de 1980) y su mujer, Edith Hollander (16 de enero de 1900-6 de enero de 1945), una familia de judíos alemanes, cuyo padre, Otto, había participado como Teniente del Ejército Alemán en la Primera Guerra Mundial. Tenía una hermana mayor, Margot (16 de febrero de 1926-9 de marzo de 1945). Junto con su familia, tuvo que mudarse a la ciudad de Ámsterdam, huyendo de los nazis. Allí sus padres le regalaron un diario al cumplir los trece años. Muy poco después, su familia tuvo que ocultarse en un escondrijo, la Achterhuis o “Anexo de Atrás”, como lo llamó en su diario, situado en un viejo edificio en el Prinsengracht, un canal en el lado occidental de Ámsterdam, y cuya puerta estaba escondida tras una estantería. Allí vivieron durante la ocupación alemana, desde el 9 de julio de 1942 hasta el 4 de agosto de 1944.

En el escondite había ocho personas: sus padres, Otto y Edith Frank; ella y su hermana mayor Margot; Fritz Pfeffer, un dentista judío (al que Ana dio el nombre de Albert Dussel en su Diario), y la familia van Pels (identificada como van Daan en el Diario), formada por Hermann y Auguste van Pels y el hijo de ambos, Peter. Durante aquellos años, Ana escribió su Diario, en el que describía su miedo a vivir escondida durante años, sus nacientes sentimientos por Peter, los conflictos con sus padres, y su vocación de escritora. Pocos meses antes de ser descubiertos, empezó a reescribir su Diario con la idea de publicarlo tras la guerra.

Después de más de dos años, un informador neerlandés guió a la Gestapo a su escondite. Fueron arrestados por la Grüne Polizei el 4 de agosto de 1944 y un mes después, el 2 de septiembre, toda la familia fue trasladada en tren de Westerbork (campo de concentración en el noreste de Holanda) hacia el Campo de concentración de Auschwitz, viaje que les llevó tres días. Mientras tanto, Miep Gies y Bep Voskuijl, dos de las personas que los protegieron mientras estuvieron escondidos, encontraron y guardaron el Diario y otros papeles de Ana.

Ana, Margot y Edith Frank, la familia van Pels y Fritz Pfeffer no sobrevivieron a los campos de concentración nazis (aunque Auguste van Pels murió durante las marchas entre campos de concentración). Margot y Ana pasaron un mes en Auschwitz II-Birkenau y luego fueron enviadas a Bergen-Belsen, donde murieron de tifus en marzo de 1945, poco antes de la liberación. Sólo Otto logró salir del Holocausto con vida. Miep le dio el diario, que editaría con el fin de publicarlo con el título Diario de Ana Frank, que ha sido ya impreso en 70 idiomas.

El Memorial en honor a Ana y Margot Frank está ubicado en el lugar donde estaba la fosa común correspondiente a la barraca donde murieron en el campo de concentración de Bergen-Belsen.

Al cumplir trece años, el 12 de junio de 1942, Ana recibió un pequeño cuaderno que había señalado a su padre en una vitrina unos días antes. Si bien se trata de un libro de autógrafos, empastado en tela a cuadros rojo y negro, con una pequeña cerradura en el frente, Ana ya había decidido que lo utilizaría como diario. Empezó a escribir en él casi inmediatamente, describiéndose a sí misma y a su familia, así como su vida diaria en casa y en el colegio. A falta de una «amiga del alma», según Ana, le escribía a su diario como si estuviera dirigiéndose a una amiga. Llamaba Kitty a su diario y usaba «Querida Kitty» como fórmula introductoria en alusión directa a Kathe Zgyedie, una compañera de estudios a quien llamaban afectuosamente Kitty. Escribió en forma de cartas sobre sus resultados en clase, sus amigos, chicos con los que simpatizaba y los lugares que prefería visitar en su vecindario. Si bien estos primeros escritos en su diario muestran que su vida era en muchas formas la vida típica de una escolar, también reseña los cambios que se van implantando desde la ocupación alemana. Algunas referencias parecen casuales y sin gran énfasis; sin embargo, en algunas partes describe con mayor detalle la opresión que cada día va en aumento. Escribió acerca de las estrellas que todos los judíos estaban obligados a portar en público, y también enumeró algunas de las restricciones y persecuciones impuestas en la vida cotidiana de la población judía de Ámsterdam.

El 5 de julio de 1942, Margot Frank recibió un aviso ordenándole presentarse para deportación a un campo de trabajo. Ana fue entonces informada de un plan que Otto había preparado con sus empleados de mayor confianza, y que ya conocían Edith y Margot desde hacía pocos días. La familia se escondería en cuartos camuflados en las instalaciones de la empresa en Prinsengracht, una calle al borde de uno de los canales de Ámsterdam.
El 9 de julio de 1942, la familia se mudó al escondite preparado y su antiguo apartamento fue dejado en desorden para hacer pensar que había sido abandonado de manera súbita. Otto Frank dejó una nota de la que se podía deducir que habían logrado escapar hacia Suiza. Como los judíos no podían utilizar los transportes públicos debieron caminar varios kilómetros desde su casa hasta el refugio, portando cada uno todas las vestimentas que pudieron, dado que no podían correr el riesgo de ser vistos con equipajes. La achterhuis (en holandés huis significa ‘casa’ y achter, ‘más atrás’), era un espacio de tres pisos en la parte posterior del edificio con acceso a un patio detrás de las oficinas de Opekta. En el primer nivel había dos pequeñas habitaciones, con un baño adjunto sobre el que se encontraba una gran habitación, con otra más pequeña adosada. Desde esa habitación más pequeña se subía hacia el ático. La puerta de la achterhuis quedó disimulada tras una estantería para que no se la pudiera ver. Ana se referiría más tarde a este espacio como el anexo secreto. El edificio principal, situado a una manzana de Westerkerk, era un edificio banal, típico de los barrios del oeste de Ámsterdam.

Víctor Kugler (en ediciones antiguas nombrado como Kraler), Johannes Kleiman (Koophuis), Miep Gies y Elisabeth Bep Voskuijl eran los únicos empleados que sabían del escondite y, junto con Jan, el esposo de Gies y Johannes Hendrik Voskuijl, el padre de Bep Voskuijl, eran quienes ayudaban a los Frank a sobrevivir durante su confinamiento. Ellos eran el único contacto entre el exterior y los ocupantes de la casa, y los mantenían informados de las noticias de guerra y de los eventos políticos. Eran también los proveedores de todo lo necesario para la seguridad y supervivencia de la familia; el abastecimiento de comida resultaba cada vez más difícil a medida que el tiempo transcurría. Ana escribió sobre la dedicación y sobre los esfuerzos para levantarles el ánimo durante los momentos más peligrosos. Todos eran conscientes de que dar refugio a judíos se penaba en aquel momento con la muerte.

A finales de julio, se les unió la familia Van Pels (Van Daan): Hermann, Auguste, y Peter de 16 años, y más tarde, en noviembre, llegó Fritz Pfeffer (Albert Dussel), dentista y amigo de la familia. Ana escribió sobre lo bueno que era tener otras personas con quienes hablar, pero las tensiones rápidamente se presentaron en este grupo de personas que debían convivir confinados en este escondite. Luego de compartir su habitación con Pfeffer, Ana terminó por considerarlo insoportable, y se peleó con Auguste van Pels, a quien consideraba fuera de sus cabales. Su relación con su madre se hizo difícil también y Ana escribió que sentía tener poco en común con ella por ser su madre demasiado abstraída. Algunas veces discutió con Margot, y escribió sobre un lazo inesperado que se había desarrollado entre ellas, aunque a quien se sentía más cercana era a su padre. Tiempo más tarde, también comenzó a apreciar la gentileza de Peter van Pels, y hasta llegaron a tener sentimientos románticos.

Ana pasaba la mayor parte de su tiempo leyendo y estudiando, al tiempo que continuaba escribiendo en su diario. Además de narrar los eventos transcurridos, Ana escribía sobre sus sentimientos, creencias y ambiciones, temas de los que no hablaba con los demás. Al sentirse más segura sobre su forma de escribir, al mismo tiempo que crecía y maduraba, escribía sobre temas más abstractos, como sus creencias en Dios, o sobre cómo definía ella la naturaleza humana. Escribió regularmente hasta su anotación final, el 1 de agosto de 1944.

La mañana del 4 de agosto de 1944 la Grüne Polizei asaltó la achterhuis siguiendo una pista de un informador que nunca fue identificado.3 Conducido por el sargento del Cuerpo de Protección (SS) Karl Silberbauer de la Sección IVB4 del Servicio de Seguridad (SD), el grupo contaba con al menos tres miembros de la Policía de Seguridad. Los inquilinos fueron introducidos en camiones y trasladados para someterlos a interrogatorio. Victor Kugler y Johannes Kleiman fueron encarcelados, pero a Miep Gies y Bep Voskuijl les permitieron marcharse. Más tarde regresarían a la achterhuis, donde encontraron las anotaciones de Ana desparramadas por el suelo. Las recogieron, así como varios álbumes de fotos de la familia, y Gies se propuso devolvérselos a Ana cuando la guerra hubiese terminado.

Llevaron a los miembros de la casa a un campo en Westerbork. Siendo aparentemente un campo de tránsito por el que hasta ese momento habían pasado más de 100 000 judíos, el 2 de septiembre el grupo fue deportado, en el que sería su último traslado, desde Westerbork hasta el campo de concentración de Auschwitz. Tras tres días de viaje llegaron a su destino, y los hombres y mujeres fueron separados según su sexo, para no volverse a ver más. De los 1019 recién llegados, 549 –incluyendo niños menores de 15 años– fueron seleccionados y enviados directamente a las cámaras de gas, en las que fueron asesinados. Ana había cumplido 15 años tres meses antes y se libró, y aunque todos los de la achterhuis sobrevivieron a la selección, Ana creyó que su padre había sido asesinado.

Junto con las otras mujeres no seleccionadas para la muerte inmediata, Ana fue obligada a permanecer desnuda para desinfectarla, le raparon la cabeza y le tatuaron un número de identificación en el brazo. Durante el día empleaban a las mujeres en realizar trabajos forzados y por la noche las hacinaban en barracones frigoríficos. Las enfermedades se propagaban velozmente y en poco tiempo Ana terminó con la piel cubierta de costras.

El 28 de octubre comenzó la selección para reubicar a las mujeres en Bergen-Belsen. Más de 8000 mujeres, Ana Frank, Margot Frank y Auguste van Pels incluidas, fueron trasladadas, pero Edith Frank se quedó atrás. Se levantaron tiendas para acoger la afluencia de prisioneros, entre ellos Ana y Margot, y a medida que la población aumentaba el índice de mortandad debido a enfermedades se incrementó rápidamente. Ana pudo juntarse por un breve periodo con dos amigas, Hanneli Pick Goslar (llamada «Lies» en el diario) y Nanette Blitz, quienes sobrevivieron a la guerra. Contaron cómo Ana, desnuda salvo por un trozo de manta, les explicó que, infestada de piojos, se había despojado de sus ropas. La describieron como calva, demacrada y temblorosa, pero a pesar de su enfermedad les dijo que estaba más preocupada por Margot, cuyo estado parecía más grave. Goslar y Blitz no llegaron a ver a Margot, que permaneció en su litera, demasiado débil. Asimismo, Ana les dijo que estaban solas, y que sus padres habían muerto

.
En marzo de 1945, una epidemia de tifus se propagó por todo el campo; se estima que terminó con la vida de 17 000 prisioneros. Los testigos contaron más tarde que Margot, debilitada como estaba, se cayó de su litera y murió como consecuencia del golpe, y que pocos días después Ana también murió. Pocas semanas después el campo sería liberado por tropas británicas, el 15 de abril de 1945.

Tras la guerra, de los aproximadamente 110 000 judíos que fueron deportados desde los Países Bajos durante la ocupación nazi, solo 5000 sobrevivieron. De los ocho inquilinos de la achterhuis, sólo el padre de Ana sobrevivió. Herman Van Pels fue gaseado justo tras la llegada del grupo a Auschwitz-Birkenau, el 6 de septiembre de 1944. Su esposa Auguste murió entre el 9 de abril y el 8 de mayo de 1945, en Alemania o en Checoslovaquia. Su hijo Peter murió el 5 de mayo de 1945 en el campo de concentración de Mauthausen, en Austria, después de ser trasladado andando desde Auschwitz.

El Dr. Friedrich Pfeffer murió el 20 de diciembre de 1944 en el campo de concentración de Neuengamme. La madre de Ana, Edith Hollander, murió el 6 de enero de 1945, en Birkenau. Johannes Kleiman y Víctor Kugler, socios comerciales de Otto Frank que ayudaron a los anteriores mientras permanecieron escondidos, fueron arrestados por ayudar a la familia Frank. Ambos fueron sentenciados a realizar un Arbeitseinsatz (servicio de trabajo) en Alemania, y sobrevivieron a la guerra.

 

 

El diario de Ana Framk

Las páginas 92 y 93 del diario original.

Otto Frank sobrevivió y regresó a Ámsterdam. Fue informado del fallecimiento de su esposa y del traslado de sus hijas a Bergen-Belsen, quedando con la esperanza de que lograran sobrevivir. En julio de 1945, la Cruz Roja confirmó las muertes de Ana y Margot, y fue sólo entonces cuando Miep Gies le dio el Diario. Tras leerlo, Otto comentó no haberse dado cuenta de cómo Ana había mantenido un registro tan exacto y bien escrito de su estadía juntos. Tratando de cumplir póstumamente el deseo de Ana expresado en el Diario de convertirse en escritora, decidió intentar publicarlo. Al preguntársela muchos años después sobre su primera reacción, respondió sencillamente: “Nunca supe que mi pequeña Ana era tan profunda”.

El Diario de Ana se inicia como una expresión privada de sus pensamientos íntimos, expresando la intención de nunca permitir que otros lo leyeran. Describe cándidamente su vida, su familia y compañeros y su situación, mientras empieza a reconocer su ambición de escribir novelas y publicarlas. En el verano de 1944, escuchó una transmisión de radio de Gerrit Bolkestein —miembro del gobierno holandés en el exilio— que decía que al terminar la guerra crearía un registro público de la opresión sufrida por la población de su país bajo la ocupación alemana. Mencionó la publicación de cartas y diarios, de manera que Ana decidió que contribuiría con su Diario. Comenzó a corregir su escritura, a eliminar secciones y a reescribir otras, en vistas a una posible publicación. A su cuaderno original, anexó varios cuadernos adicionales y hojas sueltas. Creó pseudónimos para los miembros del grupo y sus benefactores. La familia van Pels se convirtió en Hermann, Petronella y Peter van Daan; Fritz Pfeffer pasó a llamarse Albert Dussel. Otto Frank utilizó la versión original del Diario, conocida como «versión A», y la versión corregida, conocida como «versión B», para producir la primera versión para ser publicada. Retiró algunos pasajes, sobre todo aquellos en los que se refería a su esposa en términos poco halagadores, así como secciones en las que hablaba de detalles íntimos respecto a su floreciente sexualidad. Restauró las verdaderas identidades de su familia, pero retuvo los pseudónimos de las otras personas.

Frank llevó el diario a la historiadora Anne Romein, quien intentó publicarlo, sin éxito. Luego se lo pasó a su esposo Jan Romein, quien escribió un artículo sobre el libro con el título de «Kinderstem» («La voz de una niña») en el periódico Het Parool el 3 de abril de 1946. Escribió que el diario «pausadamente expresado en la voz de una niña, muestra todos los odios del fascismo, mejor que todas las evidencias de los juicios de Núremberg juntas».4 Su artículo atrajo la atención de los editores y el Diario fue publicado en Holanda en 1947 por el editor Contact, de Ámsterdam, bajo el título Het Achterhuis (La casa de atrás). Fue reimpreso en 1950. En abril de 1955 apareció la primera traducción del diario en español bajo el título Las habitaciones de atrás (traducción de Mª Isabel Iglesias, editorial Garbo, Barcelona).

Albert Hackett escribió una pieza de teatro basada en el Diario, estrenada en Nueva York en 1955, que recibió el Premio Pulitzer de Teatro. La pieza fue llevada al cine en 1959 con el título El diario de Ana Frank. Fue protagonizada por la actriz Millie Perkins, y Shelley Winters, que caracterizó a la señora Van Pels, consiguió el Óscar a Mejor Actriz Secundaria, que entregó a la Casa de Ana Frank. La película obtuvo una buena acogida y se hizo acreedora de otros dos Óscar. Sin embargo, no se convirtió en un gran éxito de taquilla, aunque despertó tal atención que aumentó el interés mundial por el libro. El Diario fue creciendo en popularidad con el pasar de los años, y hoy es lectura obligatoria en bachillerato de varios países y en varios estados de los Estados Unidos. En febrero de 2008 se estrenó5 en Madrid el musical El Diario de Ana Frank – Un Canto a la Vida. Es la primera vez que la Fundación Ana Frank cede los derechos a una empresa para representar un musical sobre Ana Frank y su obra en todo el mundo.

En 1986, se publicó una edición crítica del Diario.6 Esta edición compara secciones originales con secciones modificadas por el padre, e incluye una discusión relativa a su autenticidad así como datos históricos sobre su familia.

En 1988, Cornelis Suijk —antiguo director de la Fundación Ana Frank y presidente de la Fundación para la educación sobre el Holocausto de los Estados Unidos— anunció que había obtenido cinco páginas que habían sido eliminadas por Otto Frank del Diario antes de su publicación. Suijk afirma que Otto Frank le entregó esas páginas poco antes de su muerte en 1980. Las páginas eliminadas contienen comentarios muy críticos de Ana Frank hacia la relación matrimonial de sus padres y hacia su madre.7 La decisión de Suijk de reclamar derechos de autor sobre las cinco páginas para con ello financiar su fundación en los Estados Unidos causó controversia. El Instituto Holandés de Documentación de Guerra, actual propietario del manuscrito, solicitó que le fueran entregadas las páginas faltantes. En 2000 el Ministerio Holandés de Educación, Cultura y Ciencia accedió a donar 300 000 dólares a la fundación de Suijk y las páginas fueron entregadas en 2001.8 Desde entonces, han sido incluidas en las nuevas ediciones del Diario.

En 2004, se publicó un nuevo libro en Holanda, titulado Mooie zinnen-boek (Libro de las bellas citas), que contenía fragmentos de libros y poemas cortos que Ana recopiló, por consejo de su padre, durante su permanencia en la achterhuis.

En su introducción a la primera edición del Diario en los Estados Unidos, Eleanor Roosevelt lo describió como «uno de los más sabios y conmovedores comentarios que he leído sobre la guerra y su impacto en los seres humanos». El escritor soviético Ilya Ehrenburg diría más tarde: “una voz que habla por la de seis millones; la voz no de un sabio o un poeta, sino la de una muchacha corriente”.9 A medida que ha crecido la talla de Ana Frank como escritora y humanista, se ha convertido en un símbolo del Holocausto y más ampliamente como una representante de la persecución. Hillary Rodham Clinton, en su discurso de acogida de un Premio Humanitario Elie Wiesel en 1994, citó el Diario de Ana Frank y dijo que «nos despierta frente a la locura de la indiferencia y el terrible precio que supone para nuestros jóvenes», que relacionó con los recientes acontecimientos ocurridos en Sarajevo, Somalia y Ruanda.10 Tras recibir el premio humanitario de la Fundación Ana Frank en 1994, Nelson Mandela se dirigió a una multitud en Johannesburgo, diciendo que había leído el diario de Ana Frank mientras estaba en prisión y que «obtuvo un gran aliento de él». Comparó la lucha de Ana contra el nazismo con la suya propia contra el apartheid, trazando una línea paralela entre las dos filosofías con el comentario «porque estas creencias son evidentemente falsas, y porque fueron, y siempre serán desafiadas por los semejantes a Ana Frank, están destinadas al fracaso».

En el mensaje final de la biografía sobre Ana Frank de Melissa Müller, Miep Gies trató de disipar lo que creía era una creencia equivocada que iba en aumento, «Ana simboliza a los seis millones de víctimas del Holocausto», escribiendo: «la vida y muerte de Ana era su propio destino, un destino individual que se repitió seis millones de veces. Ana no puede, y no debe, representar a los muchos individuos a los que los nazis robaron sus vidas… Pero su destino nos ayuda a aceptar la inmensa pérdida que sufrió el mundo por culpa del Holocausto».

El Diario ha sido también alabado por su mérito literario. Comentando el estilo de redacción de Ana, el judío norteamericano Meyer Levin, que trabajó con Otto Frank en la dramatización del diario poco después de su publicación,12 lo alabó por «mantener la tensión de una novela bien construida»,9 mientras que el poeta John Berryman escribió que era una representación única, no sólo de la adolescencia sino también del «proceso misterioso y fundamental de un niño que se convierte en adulto, como sucede en realidad».9 Su biógrafa Melissa Müller dijo que escribió «en un estilo preciso, confiado y económico, pasmoso en su franqueza». Su escritura es en gran parte un estudio de personajes, y examina a cada persona de su círculo con un ojo astuto, inflexible. Es de vez en cuando cruel y a menudo parcial, sobre todo en sus representaciones de Fritz Pfeffer y de su propia madre, y Müller explica que canalizó los «cambios de humor normales en la adolescencia» a través de su obra. Su examen de sí misma y de lo que la rodeaba se mantiene durante un largo período de modo introspectivo, analítico, altamente autocrítico, y en los momentos de frustración relata la batalla que se libra en su interior entre la «Ana buena» que desea ser, y la «mala» que cree ser. Otto Frank recordó a su editor explicando por qué pensaba que el Diario se leería tan extensamente, con el comentario «dijo que el Diario abarca tantas etapas de la vida que cada lector puede encontrar algo que lo conmueva».

Desde su publicación se ha puesto empeño en desacreditar el diario, y desde mediados de 1970 David Irving (negacionista del Holocausto) ha sido constante al aseverar que el diario no sería auténtico.13 Según el también negacionista Robert Faurisson, el diario no fue realmente escrito por Ana Frank, ya que contiene páginas escritas con bolígrafo, inventado en 1938 y patentado en Argentina el 10 de junio de 1943, pero que no habría sido introducido en Alemania hasta un año después, fecha en la que Ana había sido ya trasladada al campo de concentración (2 de septiembre de 1944) y su Diario estaba terminado. De todos modos, los diversos estudios llevados a cabo en el diario han demostrado que las páginas que contienen anotaciones en bolígrafo son dos, añadidas en 1960 por una grafóloga que estudió el texto.14 En 2006, la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), que en 1980 había certificado la existencia de esas dos páginas escritas en bolígrafo, emitió un comunicado explicitando que ese estudio de cuatro páginas de ningún modo puede ser utilizado para poner en duda la autenticidad del Diario.

Las continuas declaraciones públicas hechas por quienes niegan el Holocausto llevaron a Teresien da Silva a comentar en 1999, en nombre de la Casa de Ana Frank, que «para muchos extremistas de derechas [Ana] demuestra ser un obstáculo. Su testimonio de la persecución de los judíos y su muerte en un campo de concentración están bloqueando el camino para la rehabilitación del nacionalsocialismo».

Desde los años 50, la negación del Holocausto ha sido una infracción criminal en algunos países europeos, y se ha hecho uso de la ley para prevenir un aumento de la actividad neonazi. En 1959 Otto Frank tomó acciones legales en Lübeck contra Lothar Stielau, un profesor de colegio y antiguo miembro de las Juventudes Hitlerianas que publicó un documento estudiantil en el que describió el Diario como una falsificación. El tribunal examinó el diario y concluyó en 1960 que este era auténtico. Stielau se retractó de su afirmación anterior, y Otto Frank no llevó su demanda más lejos.

En 1958 un grupo de manifestantes desafió a Simon Wiesenthal durante una representación del Diario de Ana Frank en Viena asegurando que Ana Frank nunca existió, y le pidieron que probase su existencia encontrando al hombre que la había arrestado. Empezó a buscar a Karl Silberbauer y lo encontró en 1963. Cuando fue entrevistado, Silberbauer admitió enseguida su papel, e identificó a Ana Frank en una fotografía como una de las personas que fueron arrestadas. Proporcionó una versión completa de acontecimientos y recordó haber vaciado en el suelo una maleta llena de papeles. Su declaración corroboró la versión de los hechos que había sido presentada anteriormente por testigos como Otto Frank.

En 1976 Otto Frank emprendió acciones contra Heinz Roth, de Fráncfort, que publicó folletos que indicaban que el Diario era una falsificación. El juez decidió que si publicaba nuevas afirmaciones en esa línea sería condenado a pagar una multa de 500 000 marcos alemanes y se enfrentaría a una sentencia de seis meses de cárcel. Dos casos fueron desestimados por los tribunales alemanes en 1978 y 1979 amparándose en el derecho a la libertad de expresión, en vista de que la queja no había sido llevada a cabo por ninguna «parte perjudicada». El tribunal declaró en cada caso que si se hacía una nueva petición desde una parte perjudicada, como Otto Frank, se podrían abrir diligencias por difamación.

La controversia llegó a su punto más alto en 1980 con el arresto y juicio de dos neonazis, Ernst Römer y Edgar Geiss, que fueron juzgados y encontrados culpables de la creación y distribución de impresos denunciando la falsedad del Diario, a lo que siguió una querella de Otto Frank. Durante la apelación, un equipo de historiadores examinó los documentos de acuerdo con Otto Frank, y determinaron su autenticidad.

Con la muerte de Otto Frank en 1980, el diario original, incluyendo cartas y hojas sueltas, fue dejado en herencia al Instituto para la Documentación de la Guerra de los Países Bajos, que llevó a cabo en 1986 un estudio forense del diario a través del Ministerio de Justicia de los Países Bajos. Tras cotejar la caligrafía con ejemplares de autoría probada determinaron que coincidían, y que el papel, pegamento y tinta empleados eran fáciles de adquirir durante el período en el que se afirmaba que el Diario había sido escrito. Su determinación final fue que el Diario era auténtico. El 23 de marzo de 1990 el Tribunal Regional de Hamburgo confirmó su autenticidad.

.
El 3 de mayo de 1957 un grupo de ciudadanos, incluido Otto Frank, establecieron la Fundación Ana Frank en un esfuerzo por salvar el edificio de la achterhuis en Prinsengracht de la demolición, y para hacerlo accesible al público. Otto Frank insistió en que el propósito de la fundación sería el de fomentar el contacto y la comunicación entre jóvenes de diferentes culturas, religiones y razas, y oponerse a la intolerancia y a la discriminación racial.

La Casa de Ana Frank abrió sus puertas el 3 de mayo de 1960. Consiste en el almacén Opekta, las oficinas y la achterhuis, sin amueblar, para que los visitantes pudiesen caminar libremente por todas las habitaciones. Se conservan algunas reliquias personales de sus antiguos inquilinos, por ejemplo las fotografías de estrellas de cine pegadas en la pared por Ana, una porción del papel pintado sobre el que Otto Frank marcaba la altura de sus hijas mientras crecían y un mapa en la pared sobre el que registró el avance de las aliados, todo ello protegido ahora por láminas de plexiglás. Desde la pequeña habitación que fuera una vez hogar de Peter van Pels, un pasillo conecta el edificio con sus construcciones vecinas, también adquiridas por la Fundación. Estos otros edificios guardan el Diario, así como exposiciones no permanentes que describen diversos aspectos del Holocausto y muestras más contemporáneas de la intolerancia racial en diversos lugares del mundo. Se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de Holanda, y cada año la visitan más de medio millón de personas.

En 1963 Otto Frank y su segunda mujer, Fritzi (Elfriede Markowitz-Geiringer), establecieron el Anne Frank Fonds como una organización de beneficencia, con base en Basilea, Suiza. El Fonds recauda dinero para donarlo a las causas que lo necesitan. Tras su muerte, Otto legó los derechos sobre el Diario a esta institución, con la cláusula de que los primeros 80 000 francos suizos producidos como beneficio cada año se distribuyeran entre sus herederos, y que cualquier ingreso por encima de esa cantidad se destinase al Fonds para su uso en los proyectos que sus administradores considerasen digno de ello. Proporciona, con carácter anual, financiación para el tratamiento médico de los Justos entre las naciones. Se ha esforzado por educar a los jóvenes contra el racismo y ha prestado algunos de los manuscritos de Ana Frank al Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos en Washington, D.C. para una exposición en 2003. Su informe anual para ese mismo año dio cierta cuenta de su esfuerzo para realizar contribuciones a nivel global, con su apoyo a proyectos en Alemania, Israel, India, Suiza, el Reino Unido y los Estados Unidos.

Actualmente la Casa de Ana Frank cuenta con cinco organizaciones asociadas:16 en el Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, Austria y Argentina que además de funcionar como facilitadores de las actividades educativas de la Casa de Ana Frank (como la exposición itinerante «Ana Frank una historia vigente») llevan adelante actividades educativas propias.
§

Malabo i les cendres, Gemma Freixas , a partir del 10 de juny ja es podrà trobar a totes les llibreries


Malabo i les cendres, Gemma Freixas

A partir del 10 de juny ja es podrà trobar a totes les llibreries, Malabo i les cendres, l’esperada nova novel·la de Gemma Freixas, publicada per Meteora.

malabo-i-les-cendres-mail

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aventura, denúncia i enyorança a Malabo i les cendres.

El protagonista de Malabo i les cendres és un home negre acostumat a viure entre blancs que troba la seva raó de ser gràcies al desig, o potser a l’astúcia, de l’home que li ha fet de pare, un antic «colonial» de la Guinea Equatorial.

El llarg viatge d’Eduardo Moiche des d’Espanya fins a la idíl•lica raconada d’un petit riu africà transporta també als lectors fins al coneixement d’una situació política insostenible de la qual a Europa tothom s’ha desentès després de treure’n benefici.

Després d’una llarga absència, Eduardo Moiche torna a l’illa de Bioko per dipositar les cendres d’una persona estimada a la llera del riu Iladyi, prop del poblat de Moca. En aquells paratges insulars de Guinea Equatorial, Eduardo farà front a la recuperació d’un passat que ell creia superat, fins i tot oblidat.

Eduardo Moiche, que se sent estrany entre el seu propi poble, trobarà l’autèntica raó del seu viatge justament entre la seva gent, en una dona, Riomó, víctima de la crueltat d’un govern pervers i corrupte, però amb un afany de llibertat que pot vèncer les adversitats més grans.

Malabo i les cendres ens porta al cor d’una Àfrica turbulenta de la qual Occident va extreure riqueses fins a l’extenuació i que, havent estat molt propera, ara resta abandonada a la seva sort.

Gemma Freixas torna literàriament a Bioko, l’antiga illa guineana de Fernando Poo on va néixer la seva mare, per narrar el present d’un país que va estar lligat a molts sentiments i interessos catalans i espanyols, i que ara resta en la desconeixença i en el més gran dels oblits.

Gemma Freixas (Barcelona, 1962) és llicenciada en filosofia i ha combinat feines de producció audiovisual amb el periodisme escrit en els dominicals de La Vanguardia, El Periódico, l’Avui i l’Ara, i a les revistes especialitzades Geo, Rutas del Mundo i Todo Turismo. És autora dels llibres de narrativa Tanaka, un recorrido por la actual Myanmar (2003) i Djoliba, la curva del Níger en Mali (2009). L’any 2013 rep el Premi Roc Boronat amb la novel∙la Casino de Santa Isabel que recrea les setmanes posteriors a la proclamació de la independència de Guinea Equatorial.

Malabo i les cendres (fragment del llibre)

Biblioteca Arús (dissabte, 6 de juny, d’11.00 a 14.00 h, portes obertes)


Bibiloteca Arús

dissabte, 6 de juny de 2015, d’11.00 a 14.00 h, portes obertes.
Passeig de Sant Joan, 26.
08010 Barcelona.

P3020899

 

 

 

 

 

 

 

 

BPA, creada l’any 1895 amb la intenció que fos una biblioteca per a la instrucció del poble treballador, va tenir en els seus inicis uns 24.000 volums que comprenen totes les àrees del coneixement d’aquell moment i que encara es conserven a la Biblioteca. Aquest fons inclou matèries tan diverses com filosofia, religió, ciències socials, dret, idiomes, biologia, botànica, medicina, art, música, literatura, geografia i història. A més a més d’obres generals com diccionaris, premsa, etc.

El fet que la Biblioteca es tanqués al públic el 1939 i no tornés a obrir fins a l’any 1967 va permetre que es deslliurés de les purgues purificadores del franquisme i el seu fons hagi arribat als nostres dies gairebé intacte.

Actualment la BPA és un centre de recerca especialitzat en història i cultura del segle XIX i inicis del XX, que ha conservat aquest fons inicial testimoni de l’època en què es va fundar, si bé compta amb un fons especial de moviment obrer, anarquisme i maçoneria, els quals s’han anat completant gràcies a les donacions d’entitats i particulars.

El fons actual té 75.323 volums (registrats en data 31/12/2009)

Setmana del Llibre Prohibit (del 3 a l’11 de juny) El Born Centre Cultural (Barcelona)


Setmana del Llibre Prohibit

El Born Centre Cultural (Barcelona)

1setmana_llibre_prohibit

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Del 30 de maig a l’11 de juny* El Born CC acull la Setmana del Llibre Prohibit, per estimular la reflexió sobre una de les armes més devastadores que els règims totalitaris exerceixen sobre el pensament humà. Amb un munt d’activitats pensades per a tots els públics. Programa (*tot i que la Setmana té lloc del 3 a l’11 de juny, hi ha altres activitats que també s’emmarquen en la Setmana):

· Dissabte 30 i diumenge 31 de maig
Itinerari “Biblioteques insòlites”

· Del 2 de juny al 5 de juliol
Exposició “Vermell de Censura”

· Dijous 4 de juny
Taula rodona “Censura versus Llibertat”

· Dissabte 6 de juny
Teatre L’Editto Bulgaro

· Dissabte 6 i diumenge 7 de juny
Activitat infantil “Modelem llibertats!”
Contes censurats
Itinerari “Biblioteques insòlites”

· Diumenge 7 de juny
Fira del llibre prohibit
Concert de músiques prohibides

· Dijous 11 de juny
Taula rodona “Nihil Obstat. Biblioteques i llibre prohibit” Dates
Del 30/05/2015 a l’11/06/2015

 

 

Lloc de celebració
El Born Centre Cultural (CC)
Plaça Comercial
Tel. 93 2566851
Barcelona (Barcelonès)

El 26 de mayo de 1897: se publica la novela Drácula, del autor irlandés Bram Stoker.


Dracula1st

Drácula es una novela publicada en 1897 por el irlandés Bram Stoker, quien ha convertido a su protagonista en el vampiro más famoso. Se dice que el escritor se basó en las conversaciones que mantuvo con un erudito húngaro llamado Arminius Vámbéry, quien le habló de Vlad Drăculea. La novela, escrita de manera epistolar, presenta otros temas, como el papel de la mujer en la época victoriana, la sexualidad, la inmigración, el colonialismo o el folclore. Como curiosidad, cabe destacar que Bram Stoker no inventó la leyenda vampírica, pero la influencia de la novela ha logrado llegar al cine, el teatro y la televisión.

Desde su publicación en 1897, la novela nunca ha dejado de estar en circulación, y se suceden nuevas ediciones. Sin embargo, hasta 1983 no abandonó el terreno marginal de la literatura sensacionalista para incorporarse a los clásicos de la Universidad de Oxford.

La historia es epistolar. Consiste en la lectura de una serie de documentos, siendo, en su mayoría, los diarios de los personajes. Pese a su claro afán de objetividad, no omiten las opiniones, sensaciones y sentimientos de sus respectivos autores.

 

 

La obra en sí comienza cuando Jonathan Harker, un joven abogado inglés de Londres prometido con la joven y bellísima institutriz Wilhemina Murray (Mina) se encuentra en la ciudad de Bistritz y debe viajar a través del desfiladero del Borgo hasta el remoto castillo del conde Drácula, en los Montes Cárpatos de Transilvania, una de las regiones más lejanas de la Hungría de esa época, para cerrar unas ventas con él. Convirtiéndose durante un breve período de tiempo en huésped del conde, el joven inglés va descubriendo que la personalidad de Drácula es, cuanto menos, extraña: no se refleja en los espejos, no come nunca en su presencia y hace vida nocturna. Poco a poco va descubriendo que es un ser despreciable, ruin y despiadado que acabará convirtiéndole en un rehén en el propio castillo. En el mismo también viven tres jóvenes y bellas vampiresas que una noche seducen a Jonathan y están a punto de chuparle la sangre para convertirle en vampiro, cosa que evita la interrupción del conde. Para evitarlo, Drácula les entrega un niño que ha secuestrado para que se beban su sangre. La madre del bebé no tarda en llegar al castillo para reclamarlo, pero el conde ordena a los lobos que la devoren.

Teniendo al joven Jonathan Harker prisionero en su castillo, el Conde decide viajar a Londres, pero ha de hacerlo metido en una caja con tierra de Transilvania, ya que debe descansar en la tierra sagrada de su patria. Para alcanzar su destino, debe viajar en carruaje hasta un puerto cercano al estrecho del Bósforo, y desde allí proseguir en barco desde Varna hasta Whitby, en la costa de Inglaterra, atravesando el estrecho de los Dardanelos. Al mismo tiempo, para encontrar un poco de descanso, la joven Mina Murray decide pasar una temporada veraniega con su amiga íntima de infancia Lucy Westenra en la casa solariega que ésta posee en Whitby, en la costa de Yorkshire. Lucy es una hermosa joven de clase acomodada que vive en una lujosa mansión junto a su madre viuda, la señora Westenra. Lucy padece de sonambulismo y Drácula se aprovecha de ello para chuparle la sangre por primera vez en el cementerio de Whitby, hecho sangriento del cual Mina es testigo; en este episodio recoge a Lucy y la lleva de vuelta a su casa.

Jonathan Harker sigue recluido en el castillo de Drácula, pero su cautiverio finaliza cuando logra huir descendiendo por sus muros, cae al río que bordea el castillo y es arrastrado por la corriente. Lo encuentran unas monjas en una abadía cercana, y posteriormente se aloja en un hospital de Budapest, donde se recupera de una fiebre cerebral sufrida a raíz de los terribles hechos vividos en la morada de Drácula. Una monja del hospital se pone en contacto por carta con Mina, detallándole la situación de su prometido, y le pide que se desplace hasta ese lugar para cuidar de Harker, donde, según resuelve Mina, contraerán matrimonio.

Mientras, en Whitby, Lucy Westenra sufre unos extraños síntomas: palidez extrema, debilidad y dos pequeños orificios en el cuello, producidos por una supuesta enfermedad; pero lo que en realidad le pasa a la joven es que está convirtiéndose en vampiresa o No-muerta, debido a que Drácula le extrae la sangre, que necesita para sobrevivir y rejuvenecer. Los síntomas de Lucy se irán agravando tras su regreso a Londres. Al no mejorar la salud de Lucy, su prometido Lord Arthur Holmwood (Lord Godalming) y su amigo Quincey Morris, piden consejo al doctor John Seward (los tres se habían declarado a Lucy). Este médico es el director del manicomio en el que se encuentra el paciente Renfield, un interno sometido a la influencia de Drácula. Este interno, entre otras cosas, practica la zoofagia, caza y come moscas, arañas y pájaros. Al observar que la salud de Lucy empeora, Seward decide pedir consejo al doctor Abraham van Helsing, un médico holandés experto en enfermedades misteriosas, que fue su profesor durante sus años de carrera. Tras realizar numerosos tratamientos y transfusiones, Lucy y su madre mueren (esta última de un ataque cardíaco) y son sepultadas.

Días más tarde, unas noticias publicadas en el periódico de la ciudad hablan de una “hermosa señora de sangre” que muerde a los niños pequeños. El doctor van Helsing sospecha que Lucy se ha convertido en No-muerta, y él y sus compañeros montan guardia frente al mausoleo familiar en el que ha sido sepultada la joven. A medianoche los hombres, armados de estacas y linternas, descienden al recinto en el que reposa el cuerpo de Lucy; al correr la tapa del sarcófago se percatan que el cuerpo no está dentro del ataúd; entretanto llega Lucy, convertida en una No-muerta, cargando con un niño al cual le está bebiendo la sangre. El doctor van Helsing sella el sepulcro de Lucy con hostia consagrada, de manera que ésta no puede huir, y se sitúa detrás de la vampiresa con un crucifijo de oro. Los tres enamorados se horrorizan al ver lo que le ha sucedido a la muchacha que amaban. El doctor van Helsing le pide autorización a Arthur para “matar” al monstruo. El joven, devastado por la transformación de su amada, acepta. El doctor van Helsing y sus ayudantes completan el rito para que la joven pueda descansar en paz: le clavan una estaca en el corazón, la decapitan y le llenan la boca de ajo. De esta manera Lucy Westenra deja de ser una vampiresa. El tormento abandona su alma, por lo que ya puede descansar en paz.

Mina Murray, ahora Mina Harker al casarse con Jonathan, tras volver de su boda se entera de la muerte del Sr. Hawkins, que era un gran amigo de ella y de Jonathan; ambos lo consideraban un padre. Al regresar del entierro, Jonathan descubre que el conde Drácula ya está en Londres, y además rejuvenecido. Al llegar a la casa que el Sr. Hawkins les dejó como herencia, Mina recibe un telegrama del Dr. van Helsing y, con gran dolor, se entera de la muerte de su amiga Lucy y la madre de ésta. Preocupado por su propia salud mental, Jonathan le pide a Mina que lea el diario que él escribió durante su estadía en el castillo de Drácula, en Transilvania. Mina lo lee y queda consternada, tras lo cual comparte esa experiencia con el doctor van Helsing, contándole todo lo que sospecha. Éste averigua finalmente que el conde Drácula es un vampiro, por lo que deciden darle muerte, dejando a Mina en la supuesta seguridad del manicomio.

Primero intentan acabar con él en Londres, buscando y purificando todos sus refugios, sin conseguir darle muerte. El conde hábilmente convence a Renfield para que le abra la ventana, ofreciéndole su pasión: animales vivos, en concreto ratas, debido a que Drácula no podía introducirse en un edificio donde no le hubieran permitido el paso. Aprovechando que los hombres se encuentran entretenidos buscándole, entra y le chupa la sangre a Mina. Al saber esto Renfield, que antes consideraba a Drácula su maestro y señor, decide luchar en su contra, porque además no ha cumplido la promesa de entregarle a los animales, pero Drácula lo mata acusándolo de traición. Renfield, agonizante, confiesa sus actos a van Helsing y luego muere. Seguidamente Drácula vuelve a morder a Mina y le hace beber de su sangre, para que quede de esta manera ligada a él. Este hecho será más tarde denominado por van Helsing “el bautismo de sangre del vampiro”. Poco más tarde, Drácula se enfrenta a Jonathan y van Helsing, pero al no poder derrotarlos pese a su gran poder, huye de ellos y parte hacia su castillo en Transilvania, fracasando así su intento de asentarse en Inglaterra para conseguir víctimas femeninas que incrementen su harén de novias vampiresas.

Todos los que querían acabar con Drácula -Jonathan, John Seward, van Helsing, Quincey Morris, Lord Godalming (prometido de la fallecida Lucy) y Mina Harker-, marchan tras él, pues saben que ha huido gracias a las sesiones de hipnosis que le practica van Helsing a Mina, quien ha caído bajo el influjo de Drácula, aunque no del todo. Tras varios días de viaje llegan a Galatz, donde se desvió el conde con el barco Zarina Catalina gracias a su poder de controlar los vientos y la niebla, y posteriormente llegan al castillo (se habían separado en dos grupos). Esa noche las tres vampiresas se les aparecen a Mina y a van Helsing durante un alto en su viaje en calesa y tratan de que Mina se les una, pero van Helsing logra ahuyentarlas con la hostia. Al amanecer, van Helsing entra al castillo y las mata atravesándoles el corazón con sendas estacas; luego sale del castillo, vuelve con Mina, y se van tanto a la búsqueda de Drácula como de sus amigos. Todos confluyen cerca del anochecer, durante una tormenta de nieve y acechados por los lobos. Drácula, quien, recordemos, no podía estar despierto a la luz solar, viajaba dormido y metido en una caja de tierra, llevado y flanqueado por los zíngaros (gitanos) leales, quienes también lo habían llevado hasta el puerto en su viaje a Londres. Se libra una batalla, la cual termina cuando el puñal de Jonathan corta el cuello del Conde, al tiempo que Morris atraviesa el corazón del vampiro antes de morir víctima de la puñalada mortal propinada momentos antes por un zíngaro. Se termina así para siempre con el sangriento vampiro de Transilvania. Mina, cuando está siendo destruido, observa la paz que asoma al pálido rostro del vampiro tras abrírsele el camino al cielo. La cicatriz que la hostia consagrada había dejado en la frente de Mina desaparece tras la muerte de Drácula.

El epílogo es la reflexión de Jonathan Harker, siete años después de los hechos. Habían tenido un hijo, y van Helsing sentencia que los diarios no serán necesarios para legitimar su historia; su hijo debería sentirse orgulloso de ellos.

Fuentes de Stoker

Para describir los paisajes de Rumanía, Stoker se sirvió de dos obras: una, de Emily Gerard, es La tierra más allá de los bosques (1888); y la otra, un Informe sobre los principados de Valaquia. Para hallar al verdadero Drácula histórico, debemos remitirnos a los antecedentes literarios de la novela de Stoker: en Varney el vampiro, y en los textos de Polidori, Charles Nodier, Hoffmann, Samuel Coleridge, Sheridan Le Fanu, Teophile Gautier y otros, veremos cómo el personaje del vampiro clásico se va desarrollando poco a poco hasta convertirse en el que todos conocemos con el nombre de Drácula.

Erzsébet Báthory

Artículo principal: Erzsébet Báthory

También se dice que Bram Stoker se basó en la figura de la condesa húngara Erzsébet Báthory (1560-1614) y, de hecho, ésta aparece como personaje en Drácula, el no muerto, secuela de la novela de Stoker escrita por su sobrino-bisnieto Dacre Stoker.

Según la leyenda bebía y se bañaba en sangre, creyendo que le devolvería la juventud. Publicaba avisos en los que solicitaba doncellas para integrar su corte, a las que luego asesinaba y quitaba la sangre. Cuando fue descubierta, se encontraron en las mazmorras de su castillo decenas de cadáveres de mujeres desangradas. Sin embargo, muchos historiadores coinciden en que esto no era más que invención de sus enemigos para justificar su ejecución y hacerse así con sus posesiones. Todos los ayudantes de la condesa Báthory fueron decapitados. Ella fue condenada a vivir encerrada en su cuarto recibiendo los alimentos por un hueco practicado en la pared, ya que por aquel entonces la pena capital estaba prohibida para la nobleza. Tiempo después fue encontrada muerta por uno de sus carceleros.

El extraño misterioso

Una de las más que posibles grandes referencias sobre todo lo que rodea a esta novela es el relato anónimo El extraño misterioso. Se trata de una obra anónima alemana de fecha desconocida, traducida posteriormente al inglés y publicada en 1860. En ella aparecen muchos de los que después han sido temas del mundo vampírico, tanto en la literatura como después en el cine.

La novela

Castillo de Bran, el cual se presume fue usado por Bram Stoker como modelo para el castillo de Drácula.
En algunas ediciones, la novela va precedida del cuento terrorífico El invitado de Drácula o El huésped de Drácula. En él, Jonathan Harker, un joven abogado inglés que está de viaje rumbo a Transilvania, se encuentra aún en Múnich, desde donde habrá de tomar un tren que lo llevará a Viena y después a Budapest. Una tarde, desde Múnich, sale de paseo en un coche de caballos. Al no faltar mucho para acabarse el día, el cochero quiere regresar porque ésa es la Noche de Walpurgis. Como buen inglés, Jonathan despide al cochero y continúa el paseo a solas y a pie por un camino misterioso que se desviaba del camino principal. Siguiendo esa senda por un par de horas, se interna en un bosque tenebroso que comienza a tornarse hostil con cada paso que da. Se hace de noche y comienza a nevar, mientras el joven percibe una presencia malévola a su alrededor. La tormenta se hace más fuerte y Jonathan es arrastrado a lo que parece ser un cementerio abandonado. Buscando refugio para los truenos se dirige a una capilla de mármol blanco que cree segura. En su exterior, tallado en la piedra se lee: Condesa Dolingen de Graz, en Estiria buscó y halló la muerte. 1801 y otra inscripción en alemán que reza: “Denn die Toten reiten schnell” (“Porque los muertos viajan de prisa”, fragmento citado por Bram Stoker del poema Lenore, escrito por Gottfried August Bürger). El asustado joven abre la puerta y encuentra que sobre un catafalco de piedra se halla en reposo el cuerpo de una hermosa joven con los labios manchados de sangre. En ese instante un rayo cae sobre la capilla y ésta comienza a incendiarse. Lo que parecía ser el cadáver de la suicida se levanta de su lecho y empieza a dar horribles gritos de dolor en medio del fuego que la consume. El asustado joven corre ante lo que le parece imposible y se cae en la nieve mientras la tormenta se hace más fuerte. Cuando recobra el sentido siente que un lobo le está olfateando el cuello calentándolo, el cual huye cuando una partida de hombres con antorchas lo encuentran, pues habían salido a buscarlo habiendo informado el cochero que el joven se había internado solo en el bosque. Cuando el protagonista finalmente es devuelto a su hotel, le espera un telegrama de Drácula, con el que va a reunirse en Transilvania, y en el que le advierte de los peligros de la nieve y los lobos en la noche. (Para el resto del relato, véase El invitado de Drácula).

No está clara la autoría de esa historia. Según algunos, se trata del principio de la novela, que fue eliminado de la primera edición por considerar el editor que, de no hacerlo, la novela habría resultado demasiado larga. Según otros, la autora sería la viuda de Stoker; según otros más, el propio editor…

La novela, publicada en mayo de 1897 (Westminster, Archibald Constable and Company), despliega erudición sobre vampirismo. El vampiro ha logrado conquistar la muerte, más que la inmortalidad, puesto que está condenado a vivir casi como un espectro. El término vampiro es eslavo: proviene del serbio “vampir” y del ruso “upir”. No existe en rumano una palabra para designar al vampiro. Algunos traducen el término rumano “strigoi” como vampiro, pero este vocablo se refiere a una bruja o a un espectro. Algunos dicen que “nosferatu” es la palabra rumana que significa “vampiro”; pero, según otros, en realidad proviene del griego “nosophoro”, que significa “portador del mal”; según otros más, Emily Gerard confundió dos palabras usadas en Transilvania para referirse a criaturas o espíritus malignos de tal suerte que ofreció el híbrido “nosferatu”, que nada significa. La verdad es que la tradición europea de los vampiros como los que aparecen en la novela ni siquiera proviene de Transilvania, sino principalmente de Hungría, Serbia, Moldavia y los países eslavos. El vampiro es conocido «en todos los lugares en que ha existido el hombre», le hace decir Stoker a su personaje, el doctor van Helsing, un médico experto en enfermedades oscuras. «Ha seguido el rastro del berserker islandés, del huno (engendrado por el diablo), del eslavo, del sajón, del magiar».

En las primeras páginas de su novela, Stoker insinúa la seducción horrorosa del vampiro. En un castillo decadente, rodeado de un paisaje invernal y solitario, un hombre cultivado, aristocrático y atemorizante acaba de franquear la entrada a un joven inglés con la frase clave: «Entre usted libremente y por su propia voluntad».

El conde Drácula no refleja su imagen en los espejos, y por eso en su castillo no hay ninguno; Jonathan se dio cuenta de esa extraña propiedad del conde en su propio espejo. Y es que la superstición decía que el vampiro había perdido su alma (las antiguas culturas relacionan la imagen reflejada con el espíritu). Drácula es peligroso, repugnante y veladamente sensual. Pronto se verá que convive con tres jóvenes vampiresas de figura voluptuosa. Esta imagen del vampiro no es un invento de Stoker: se había desarrollado ampliamente con anterioridad, desde la publicación del relato El vampiro de Polidori en 1816 hasta la publicación de La buena Lady Ducayne: esta última obra, en 1896, un año antes de la publicación de “Drácula”. El vampiro había tomado varios nombres: lord Ruthven, lord Seymour, sir Francis Varney; y había tenido mucho éxito en toda Europa en espectáculos de circo, obras de teatro, melodramas, óperas, novelas, cuentos y folletines.

Mediante los diarios que escriben los personajes principales (excepto el propio Drácula), cartas que se intercambian, telegramas, noticias de prensa, albaranes y facturas, Stoker desarrolla una historia, con pequeños saltos en el tiempo bien administrados, en la que se revela la desmesurada ambición de poder de Drácula, quien se traslada a Londres y mueve ejércitos de ratas, niebla, lobos, murciélagos y tormentas para lograr su objetivo.

Stoker conocía los detalles de la superstición y atribuye a Drácula los rasgos peculiares del vampiro, tales como:
La capacidad de hacer que cambie el tiempo.
Lograr obediencia de seres repulsivos, como las ratas, moscas, arañas y los murciélagos, pero también de los lobos, los dingos y los zorros.
Telepatía, control mental.
Una fuerza sobrehumana.
Convertirse en animal o en niebla.
Perder facultades durante el día. El vampiro huye de la luz diurna, que lo debilita pero no lo destruye: puede moverse a medio día durante un escaso período de tiempo (el conde Drácula, en la novela, aparece a plena luz del día buscando a Mina Harker).
Dormir sobre tierra, traída de su lugar natal, en el interior de un ataúd.
Beber sangre humana (su único alimento) y convertir en vampiros a quienes aseste su mordedura fatídica y bautice con su propia sangre haciéndoles beberla. Si únicamente son mordidos, no se transforman en vampiros.
Se le puede mantener a raya con crucifijos, ristras o flores de ajo, la Sagrada Forma consagrada y agua bendita; pero para que muera realmente, se le ha de clavar una estaca en el corazón o se lo ha de decapitar.
También van Helsing menciona que si, cuando está dentro del ataúd, se coloca una rosa sobre la tapa del mismo no podrá salir; aunque Harker y sus colegas no tienen ocasión de hacerlo.

El Drácula de Stoker tiene todos los elementos de los vampiros que lo precedieron, más algunas características tomadas del hombre lobo, cuya historia había sido publicada poco antes.

Lugares donde transcurre la historia

(En El invitado de Drácula): Múnich y parte de lo que entonces eran sus cercanías.
Viena y Budapest.
Los Cárpatos
Kolozsvár (en húngaro), Klausenburg (en alemán) (castellanizado, Klausemburgo, o Claudiópolis) o Cluj Napoca (en rumano), capital de Transilvania.
Bistriţa, la población más cercana al castillo imaginario.
El Desfiladero del Borgo, (Bârgău, en rumano) paraje real donde sitúa el castillo Bram Stoker. Hoy en día, existe en la zona un establecimiento hotelero construido con fines turísticos.
Whitby, en Yorkshire del Norte (Yorkshire, Inglaterra). Aún están en pie la abadía, que quedó bastante deteriorada durante la Primera Guerra Mundial al ser impactada por algunos proyectiles disparados desde un barco alemán, y la Iglesia de Santa María, en cuyo terreno se halla el cementerio al borde del acantilado.
El río Bistriţa.
El Bósforo.
Los Dardanelos.
El Mar Mediterráneo.
El Estrecho de Gibraltar.
El Océano Atlántico.
El Golfo de Vizcaya.
El Canal de la Mancha.
Londres. El cementerio es el de Highgate del Oeste (West Highgate), en el barrio de Hampstead (distrito de Camden). La zona de los estanques donde busca Lucy a los niños forma parte de un parque muy grande llamado Hampstead Heath.
Exeter, en Devon (Inglaterra).
Varna, Bulgaria.

Etnias y nacionalidades de los personajes de la novela o que se mencionan en ella
Inglesa.
Alemana.
Eslovaca.
Eslava.
Magiar.
Judía.
Sajona.
Huna
Sícula, que figura con la forma alemana Szekler en algunas traducciones. Ésta es la raza a la que dice pertenecer el Conde. Dice además que los sículos son descendientes de los hunos, y que por las venas de él corre la sangre de Atila.
Turca u otomana.
Cíngara.
Holandesa.
Rusa.
Rumana.
Estadounidense, se trata de Quincey Morris, un joven millonario norteamericano de Texas y uno de los tres pretendientes de Lucy Westenra (los otros dos son su amigo Arthur Holmwood y el Doctor John Seward). A pesar de jugar un papel importante en la novela de Stoker (junto a Jonathan Harker es clave en la destrucción del Conde Drácula), este personaje no suele aparecer en las películas de Drácula; sus aparciones más notables están en las películas Conde Drácula (1970), personificado por Jack Taylor, Conde Drácula (1977) encarnado por Richard Barnes (renombrado Quincey Holmwood en clara combinación con Arthur Holmwood) y ”Bram Stoker’s Dracula” (1992) de Francis Ford Coppola, en la cual es interpretado por el actor Billy Campbell.

Adaptaciones en teatro

El 18 de mayo de 1897 (ocho días antes de la publicación de la novela), se hizo una lectura de Drácula por un grupo de actores en el Lyceum Theatre. Esta representación fue organizada por Stoker, al parecer para garantizarse los derechos de autor sobre la novela y su personaje.

Hamilton Deane adaptó la novela con el mismo título al teatro y en 1924 estrenó la obra en Londres, en 1927 en Broadway, después en Nueva York y en otras ciudades. En esta versión teatral se han basado las tres versiones de la Universal Pictures: los dos Drácula de 1931 (I & II) y el que dirigiera John Badham en 1979.

En España, el actor Enrique Rambal junto con los autores Mariano Soriano Torres y Javier Pérez Bultó, hicieron una adaptación escénica que se estrenó en el Teatro Fontalba de Madrid, en 1943, en la cual se hace bastante hincapié en los episodios fantásticos y de carácter terrorífico.

El 29 de enero de 1979 en el teatro Odeón de Buenos Aires, los empresarios Tita Tamames, Rosa Zemborain y Héctor Cavallero estrenaron Drácula de Balderston-Deane (incluyendo efectos, vestuario y escenografía de la versión de Broadway), encargando a Sergio Renán la dirección y el protagónico. Gigi Rua y Pablo Alarcón entre otros, fueron parte del elenco.

En ese Drácula se ha basado también Drácula, el musical (1991), protagonizada por Cecilia Milone y Juan Rodó, una creación de los argentinos Pepe Cibrián y Ángel Mahler, entre otras obras. Reestrenada en 1992,1994,1997,2000 (Estadio Luna Park), el 2003 y el 2007 en el Teatro Ópera de la ciudad de Buenos Aires, continuando con un nuevo elenco a partir de enero de 2011.

El XXXI Festival Internacional de Poesia de Barcelona tanca la Setmana de Poesia de Barcelona (18 de maig) Palau de la Música


El XXXI Festival Internacional de Poesia de Barcelona tanca la Setmana de Poesia de Barcelona

full_inner_page

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dilluns 18 de maig, a les 21 hores, tindrà lloc al Palau de la Música Catalana (c. del Palau de la Música, 4-6).el darrer acte del programa de la Setmana de Poesia de Barcelona.

El Festival aquest any comptarà amb la presència dels poetes Charles Simic, Elena Medel, Sharon Olds, Montserrat Rodés i Carles Camps Mundó, que recitaran una selecció dels seva obra poètica. També es llegirà una sel·lecció de poemes d’Ewa Lipska que ha excusat la seva presència per problemes de salut.

Dame Daphne du Maurier, DBE (13 de mayo de 1907 – 19 de abril de 1989)


Daphne du Maurier

du-maurier

Dame Daphne du Maurier, DBE (13 de mayo de 1907 – 19 de abril de 1989), nieta del escritor y dibujante George du Maurier, fue una escritora británica famosa por novelas como Rebeca, publicada en 1938, y Mi Prima Raquel, ambas llevadas al cine. Las películas Jamaica Inn y Los pájaros de Alfred Hitchcock también se basaron en relatos suyos.

Gozó siempre de un ambiente refinado. Sus padres, el productor y actor Gerald du Maurier y la actriz Muriel Beaumont, le dieron una educación exquisita y sus buenas relaciones le permitieron publicar sus primeros escritos en la revista de su tío. Se casó con el lugarteniente Frederick Arthur Motague Browning , quien llegó a ser héroe de guerra y recibió tratamiento de Sir. Ella misma alcanzó la distinción de Dama de su Majestad. Residió en el castillo de Menabille, una fabulosa mansión situada en la costa de Cornualles, que le sirvió como escenario de algunas de sus obras y en donde tuvo tres hijos. Con poco más de veinte años, escribió su primera novela.

Además de sus obras más conocidas, por haber sido llevadas al cine, escribió muchos relatos en los que refleja mujeres traumatizadas o perversas, cuya insatisfacción no calma con la misma muerte. Es el caso de los relatos “El manzano”, “El joven fotógrafo” o “Bésame otra vez, forastero” (El Nadir, 2005, Valencia). Historias de crueldad, discreta misoginia, ambientes cargados de energías negativas, que se adelantan a los que luego trazó Patricia Highsmith.

Biografía

Daphne du Maurier (1907-89) nació en Londres. Su familia era adinerada pero aun así ella siempre quiso vivir de la escritura. Ella creó “Rebecca” (1938), que sería su más famoso libro. Se casó en 1932 pero nunca estuvo realmente complacida con su matrimonio. La mayor parte de su vida la vivió en el suroeste de Inglaterra y muchas de sus mejores obras tratan sobre este lugar. En sus últimos años, ella vivió en su casa en Fowey, junto al océano. Ella amaba observar las aves.

Fuente: “The Birds”- Biografía

 

Obras

“Rebeca” (1938). Título que fue llevado al cine por Alfred Hitchcock con el protagonismo principal de Laurence Olivier, Joan Fontaine y Judith Anderson

“La Posada De Jamaica” (1937). El propio Hitchcock, admirador de la escritora londinense, adaptó también a la pantalla su primera novela de éxito.

Otras novelas de Daphne Du Maurier, que tanto escribió relatos de suspense, intriga y terror como historias de carácter gótico-romántico, son:

“Espíritu De Amor” (1931)
“Nunca Volveré a Estar Joven” (1932)
“Adelante, Julio” (1933)
“Los Dumariers” (1937)
“La Cala Del francés” (1941)
“Monte Bravo” (1943)
“El General Del Rey” (1946)
“Los Parásitos” (1949)
“Mi Prima Raquel” (1951)
“Mary Anne”, o “Perdido En El tiempo” (1969). Novela de viajes temporales que pone de manifiesto el gusto por la escritora por las historias con trazos sobrenaturales
“Los Pájaros” (1952). Uno de sus títulos más famosos, relato adaptado a la pantalla grande también por Hitchcock.

Otros libros de relatos de interés en su bibliografía son:
“Bésame Otra Vez, Forastero” (1953) o “Los Lentes Azules” (1970).

Setmana de la poesia a Barcelona (del 12 al 18 de maig)


setmana_poesia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A Barcelona, la poesia es cou tot l’any i per tots els barris de la ciutat, tant en llocs previsibles com en llocs sorprenents. Però quan arriba el mes de maig la poesia bull. La Setmana de la Poesia aboca les seves millors lletres per obtenir un brou consistent i concentrat.

Enguany les petites editorials s’han aliat amb els centres cívics; a CosmoCaixa, amb els Llunàtics, coneixerem els poetes que escriuen de nit; al Poble Espanyol, hi trobaran el seu espai els més petits de la casa; la poesia envairà el recinte modernista de Sant Pau, els Cinemes Girona, i vestida de tango es presentarà a l’Ateneu Barcelonès.
La poesia retrà el seu homenatge a Ovidi Montllor, amb la guitarra de Toti Soler, les paraules de l’actor Joan Massotkleiner i la veu de Gemma Humet.

Jaume Vallcorba, figura cabdal del món editorial que va deixar-nos l’estiu passat, tindrà també un imprescindible homenatge a través de destacats representants de les nostres lletres. També celebrarem els cinquanta anys del Premi Amadeu Oller, un dels més antics del país.

Aquestes són només algunes de les propostes que componen un programa que pretén arribar tant als amants més convençuts de la poesia com als que tot just hi comencen a treure el nas.

Tothom hi és benvingut!

JAUME CIURANA I LLEVADOT
Tinent d’alcalde de Cultura, Coneixement, Creativitat i Innovació

«Poesia total!»
Indubtablement, Barcelona mereix, de ple dret, un lloc destacat entre les ciutats més literàries de l’Europa actual. Al llarg de l’any, el calendari cultural de la ciutat és ple d’activitats —fires, festivals, congressos, trobades, jornades, conferències, debats, presentacions, lectures, articles, ressenyes, crítiques, programes televisius— que giren a l’entorn de l’escriptura, l’edició i la divulgació de literatura.
En el cas concret de la poesia, hem de dir que la Barcelona actual és una ciutat que bull de gener a desembre. Durant els darrers anys, el volum d’actes poètics ha desbordat les possibilitats reals del calendari, de manera que qualsevol dia s’ha convertit en un moment oportú per muntar algun esdeveniment relacionat amb la poesia.

Un cop l’any, sempre a la primavera, arriba la Setmana de la Poesia de Barcelona, set dies farcits de tota mena de propostes centrades en la poesia. En conjunt, la Setmana de la Poesia de Barcelona és una gran celebració pública que vol destacar la importància innegable de la poesia en les vides de les persones, en la vida de la ciutat i en la vida del sistema literari del país. En definitiva, la Setmana de la Poesia de Barcelona és el gran mostrari que ens fa visibles la diversitat i la vitalitat i l’excel·lència de la poesia catalana d’ara, i ens apropa veus potents del panorama internacional. A més, la Setmana de la Poesia de Barcelona encarna de manera intensiva i concentrada l’esperit de dedicació abrandada a la poesia que es percep a la ciutat tota la resta de l’any.

Tal com ha passat en altres edicions recents, el gran ventall d’activitats de la Setmana de la Poesia de Barcelona 2015 està vertebrat per una idea central. La idea central de l’edició d’aquest any es pot resumir en l’expressió «Poesia total!»: poesia a les venes dels llunàtics, dels balladors de tango, de la soprano, de l’acròbata; poesia a les venes de qui es mira al mirall i hi veu un cos que no reconeix; a les venes del cinema, a les dels infants i a les dels versos de poetes que ja no hi són. Un programa que vol destacar l’extraordinària diversitat, pluralitat i riquesa de la poesia, indestriable del teixit de la resta de les arts. Un programa que fa evident que la poesia catalana és diversa, plural i rica des de tots els angles possibles: orientacions estètiques, formats discursius, blocs generacionals, presència indistinta de dones i homes, possibilitats editorials… De totes les formes literàries, la poesia és inqüestionablement la que expressa, representa i retrata millor el pols de la vida i la societat en aquests moments tan paradoxalment crítics i prometedors.

D. SAM ABRAMS I TERESA COLOM
Directors de la Setmana de la Poesia de Barcelona

 

Més informació http://lameva.barcelona.cat/setmanapoesia/ca/presentacio

 

Jocs Florals de Barcelona 2015: lliurament del premi (12 de maig)


Jocs Florals de Barcelona 2015: lliurament del premi

dimarts, 12/05/2015 19 h

Saló de Cent . Ajuntament de Barcelona
Pl. de Sant Jaume

Presentadora
Àngels Bassas

4cbe95ae223fc31551357d11bd456b9e

La tradició dels Jocs Florals acumula més de set-cents anys d’història, si ens remuntem als seus orígens més remots. Des que es van restaurar el 1859, els Jocs Florals de Barcelona han estat un element determinant en el desplegament de diferents moviments poètics a partir de la Renaixença. I els Jocs Florals de Barcelona han tingut una vida tan llarga perquè s’han anat adaptant als temps, les circumstàncies i els reptes de cada època, inclosa la nostra.

Actualment, el premi és un referent de prestigi del sistema literari del país. Es lliurarà el Premi de Poesia Jocs Florals de Barcelona 2015. Es farà la lectura, a càrrec dels seus autors, dels poemes més destacats del 2014, seleccionats a partir del resum de l’any poètic 2014 de la narradora i periodista cultural Ada Castells.

La referència històrica, enguany, estarà dedicada al poeta David Sanahuja i Saperas (1915-1990), amb motiu del centenari del seu naixement. Eduard Sanahuja i Yll, poeta també, ens recordarà la figura i l’obra del seu pare, David Sanahuja i Saperas.

Mantenidors
Antoni Vidal Ferrando, president, Eva Baltasar, Marc Romera, Josep Piera i Josep Lluch, vocals