EL HOTEL THE SERRAS PONE CINCO ESTRELLAS EN LA FACHADA MARÍTIMA DE


EL HOTEL THE SERRAS PONE CINCO ESTRELLAS EN LA FACHADA MARÍTIMA DE
BARCELONA*

*Ubicado en el edificio de 1846, obra del arquitecto de la Plaça Reial,
Francesc Daniel Molina, que acogió el primer estudio de Picasso en
Barcelona*

habitacioTheSerras

 

 

 

 

 

Interior de una de las habitaciones del hotel.

El hotel* The Serras* es el primer cinco estrellas de lujo situado en la
fachada marítima de Barcelona, frente al puerto y en el corazón de la
ciudad. Con vistas al Mediterráneo y al Barri Gòtic, su ubicación es
única y privilegiada.

Se trata de un *hotel boutique*, cuyo concepto de lujo discreto, dinamismo
y servicio personalizado combina la Barcelona histórica con la más actual y
cosmopolita. El edificio del hotel proviene del clasicismo romántico del
siglo XIX y alojó el primer estudio de Pablo Picasso en la ciudad condal.

Desde el desayuno hasta el último cóctel, la oferta gastronómica del hotel*
The Serras* es amplia y novedosa. Marc Gascons, galardonado con una
estrella Michelin, crea los platos y sabores del restaurante *Informal by
Marc Gascons* y del hotel.

Ubicado en el número 9 del Passeig de Colom, el hotel* The Serras*, que
abrirá sus puertas durante el próximo mes de enero, se encuentra en el
centro de la fachada marítima de Barcelona, frente al puerto y en un punto
estratégico del casco histórico. Su situación permite pasear por espacios
emblemáticos de la ciudad como Ciutat Vella, Barri Gòtic, la Barceloneta,
las playas, el Born o Les Rambles.

El edificio data del año 1846 cuando, tras derribarse la antigua muralla
del mar, los nobles y burgueses alzaron sus residencias en el nuevo espacio
costero. Aquella urbanización dio lugar a edificios tan carismáticos como
los Porxos d’en Xifré, el Banco de Barcelona o la Sociedad de Crédito,
todos ellos de estilo neoclásico. De este modo, el Passeig de Colom se
convirtió en una zona señorial con casas nobles, palacios, como el vecino
Palau Bru, y edificios singulares como el de Correos.

 

 

 

Desde los balcones y las ventanas de las habitaciones del hotel se disfruta
de espectaculares vistas al mar y al puerto. La vista trasera, que da a la
calle de la Mercè, es la misma que observó y pintó Picasso desde su
estudio, ubicado en el mismo edificio donde hoy se encuentra el hotel.
Picasso también pintó en este estudio, cuya entrada estaba entonces en el
lateral – carrer de la Plata, 4 –, muchos apuntes y bocetos de su etapa más
académica y obras costumbristas como *La Comunión* y *Ciencia y caridad*.

Calificado como Bien Cultural, el estilo del edificio del hotel* The Serras*
es el del clasicismo romántico, pero evolucionado a partir de la escuela de
La Llotja, donde estudió el joven Picasso. Su arquitecto, Francesc Daniel
Molina, fue el mismo que proyectó la famosa Plaça Reial, por lo cual
conserva fachadas diferentes, pervivencias de la arquitectura del siglo
XVIII, elementos decorativos basados en la terracota, así como
revestimientos originales de frescos y estucos en la fachada.

La transformación en hotel del edificio, que hasta finales del siglo XX fue
la sede de una naviera, se ha hecho mediante una intervención limitada que
ha preservado los elementos constructivos y estilísticos más significativos
del clasicismo romántico, realzando así las muchas bellezas que se
contemplan desde diversos ángulos del establecimiento.

 

 

*En el mar y en la ciudad *

El hotel* The Serras* es como un pequeño monumento en plena fachada
marítima de Barcelona y en el corazón del Barri Gòtic: un *hotel boutique*
único con treinta amplias habitaciones, once de las cuales son suites con
vistas al mar o a un barrio de gran valor patrimonial e histórico. La
tranquilidad en el hotel es absoluta, dado su alto nivel de aislamiento en
ventanas y puertas, así como en cada habitación.

Los huéspedes que utilicen sus servicios, tanto en las habitaciones como en
el restaurante, en sus bares y en las diversas instalaciones, podrán gozar
de un lujo discreto pero elegante y de un diseño exclusivo, fresco, urbano
y ecléctico que combina perfectamente la Barcelona marina con la Barcelona
más histórica y popular.

El interiorismo, a cargo de Eva Martínez, aprovecha las enormes cristaleras
y la luminosidad exterior para crear una atmósfera clara, confortable y
acogedora que combina el estilo neoyorquino actual con el clasicismo
romántico catalán de Barcelona. Así, los colores naturales, maderas nobles
tintadas en blancos y negros y el hierro armonizan con los mosaicos
hidráulicos modernistas que decoran puntos tan íntimos como las cabeceras
de las camas. Todas las habitaciones disponen de las camas Hypnos, hechas a
mano en Gran Bretaña y proveedores oficiales de la familia real británica
desde 1929.

Esa atmósfera bañada por la luz mediterránea se esparce por las cuatro
plantas del edificio dedicadas a cuatro barrios de Barcelona: Montjuïc,
Gràcia, Poble Nou y Sarrià. Todos los ambientes, desde la terraza superior
hasta el gimnasio, pasando por el restaurante, juegan con la claridad que
aportan las separaciones mediante cristaleras de cuarterones.

El ambiente distendido y diferente se hace patente desde el mismo momento
de la llegada del huésped, que es recibido de manera confortable y
personalizada. Además, un equipo de *guest relations* adapta los servicios
del hotel a los gustos de cada huésped durante toda su estancia en el
hotel.

Al restaurante *Informal by Marc Gascons* y a su sala privada se accede
desde la calle de la Plata, 4, la misma entrada por donde accedía Picasso a
su estudio. En la primera planta, tipo loft, se encuentra *Le Nine Bar*, un
espacio tranquilo, relajado y conceptualmente inglés. Sus servicios, para
antes y después de comer, evolucionan con el paso de las horas, igual que
su música y sus luces. Concebido como un punto de encuentro en permanente
movimiento, el conjunto resulta muy dinámico y consigue una mezcla
cosmopolita de clientes extranjeros y barceloneses. *LeNine Bar* también
será un espacio idóneo para presentaciones, eventos y fiestas privadas.

Bajo la dirección de Antonio Bignone y Ona Matas, ambos procedentes de
hoteles de lujo de Londres, la atención a los clientes y los detalles son
refinados y exquisitos. Desde la amplia variedad de zumos y alimentos
naturales, hasta las *amenities* del baño, que son todas naturales y
vitaminizadas. Porque otros de los conceptos que ofrece el establecimiento
son salud, deporte, naturalidad y calidad medioambiental. De hecho, el
edificio ha obtenido el certificado medioambiental LEED, de construcción
respetuosa con el medio ambiente.

Además de las lujosas habitaciones, de la terraza superior con piscina y
con vistas espléndidas, y de su terraza al pie del puerto, el hotel *The
Serras* nace con vocación de ser un referente de un nuevo modo de entender
el hotel de lujo como un universo animado y especial que mezcla al huésped
internacional con el barcelonés.

*Gastronomía Informal *

La gastronomía del hotel *The Serras* sale de la cocina del
restaurante *Informal
*de Marc Gascons, que la califica de “mediterránea, catalana, fresca, joven
e informal”. Galardonado con una estrella Michelin por el restaurante Els
Tinars, de Llagostera, Gascons pertenece a la tercera generación de una
saga hostelera que comenzó en 1918 con una panadería en Sant Feliu de
Guíxols, en la Costa Brava. Formado con chefs como Carles Gaig, Carme
Ruscalleda o Martín Berasategui, entre otros, mantiene las raíces de su
recetario y asume maneras y técnicas modernas y creativas que actualizan
sus propuestas.

El objetivo del *Informal by Marc Gascons* es ofrecer las esencias del mar
y de la tierra con productos de proximidad que agraden tanto a los clientes
internacionales como a los locales. Por esa razón, su carta, sus menús, sus
especialidades y sus platos de temporada, los de caza y las sugerencias de
día son muy catalanes y a la vez muy abiertos a otras cocinas del mundo.

Pensados para compartir medias raciones, igual hay pescado de la Costa
Brava como marisco gallego. Entre sus especialidades destacan la ensalada
tibia de alcachofas, el arroz caldoso de gambas de Palamós, los guisantes
del Maresme, el sushi de lubina a la llama o el tataki de buey gallego a la
brasa en su jugo. “Una cocina típica y variada que situará el *Informal* en
el mapa gastronómico de Barcelona y englobará un público muy diverso que
disfrutará de una cocina que no es cocina de hotel”, asegura el chef Marc
Gascons.

Todo en el restaurante *Informal by Marc Gascons* acompaña a esa filosofía.
Con la cocina y con la brasa a la vista, su ambientación es muy cómoda, su
atmósfera relajada, el servicio distendido, la atención personalizada y con
interacción del camarero. La luz especial y variante de Barcelona y los
tonos y colores naturales de sofás, cojines y cortinas altas y cálidas
invitan a esa informalidad que sólo se consigue al sentirse como en casa.
Al lado, un comedor para catorce comensales y con entrada propia está
ambientado de forma aún más familiar y se puede reservar para comidas
privadas.

La gastronomía del hotel está presente también en la *Terraza del Informal*,
en la acera del Passeig de Colom, en el puerto y junto al mar. Es el
espacio de las tapas, del aperitivo, de las clásicas patatas bravas o del
marisco directamente. Por las tardes, sangrías de autor, coctelería, zumos
y combinados naturales en un ambiente parisino, con la barra a la vista y
una panorámica acogedora.

Este estilo de disfrutar del arte de comer con una buena relación entre
calidad y precio impregna también la terraza superior del noble edificio.
Abierta todos los días y noches que el tiempo lo permita, *The Rooftop*
ofrece el mismo concepto que el restaurante pero con carta más fresca y
ligera, con diversas elaboraciones en directo y con unas vistas
espectaculares sobre el puerto y el perfil del Barri Gòtic.

También los desayunos son personalizados e incluyen un producto autóctono
diferente cada día, con el objetivo de acercar la gastronomía local a los
huéspedes internacionales. Incluso el Room Service se basa en la carta
inicial del restaurante Informal by Marc Gascons. La filosofía es la misma:
desde la cocina catalana hasta un sándwich vegetal, y con capacidad de
adaptación al gusto personalizado de cada huésped.

*Jordi Serra, el inspirador de The Serras*

A lo largo de su extensa trayectoria en el sector de las nuevas tecnologías
en más de 20 países, el barcelonés Jordi Serra se convirtió en un viajero
apasionado que, unido a su afición por descubrir las cosas más sofisticadas
de la vida, le llevaron a abrir el *Hotel The Serras*.

Más que una inversión, el hotel representa una verdadera obra de
sentimiento: un espacio donde plasmar las grandes ideas que Serra ha ido
descubriendo en hoteles de todo el mundo, para darles nueva vida con una
visión singular en su ciudad favorita. Su experiencia en el sector de las
nuevas tecnologías le ha llevado a incorporar los últimos avances, que
permiten ofrecer un servicio completo a los huéspedes del hotel.