Li Cunxin. Bailarín chino


Li Cunxin. Bailarín chino. Estrella mundial de la danza clásica durante más de dos décadas con una destacada trayectoria como figura principal en el Ballet de Houston y en el Ballet de Australia.

untitled

 

 

 

 

 

 

 

 

Nace el 26 de enero de 1961, en Shandong, China. Proveniente de una familia pobre. Su vida estuvo llena de las dificultades diarias, especialmente durante los duros inviernos, su entretenimiento era escuchar fábulas chinas a través de su padre. A pesar de la dura realidad, su infancia estuvo llena de amor.

Un día, una delegación de Beijing de la Academia de Danza de Madame Mao llegó a la escuela comuna para encontrar a los niños adecuados para estudiar ballet. Al principio pasaron a Li sin tomarlo en cuenta, pero tal y como estaban saliendo de su salón de clases, dudó la profesora de la clase, y de repente tocó al último caballero de Beijing en el hombro y señaló. ` ¿Qué pasa con este chico? ‘. Ese niño era Li. Tenía 11 años cuando dejó su casa para comenzar un régimen de siete años de duro entrenamiento desde las 5.30 am a 9 pm, 6 días a la semana. Una vez que encontró su pasión, trabajó duro y lo dio todo, muchas veces mientras los demás dormían Li aún entrenaba. La Academia de Danza de Beijing le enseñó disciplina, resistencia, determinación y perseverancia, el trabajo duro e implacable hizo de él uno de los mejores bailarines graduados que China ha producido. Fue descubierto por Ben Stevenson, uno de los más respetados en el mundo docente, coreógrafo y director artístico del Ballet de Houston como parte de la primera delegación cultural de los EE.UU a China. Cuando tenía 18 años, Li recibió una de las primeras becas culturales para ir a Estados Unidos, y posteriormente se le ofreció un contrato como solista con el Ballet de Houston. Dos años más tarde, Li decide quedarse a vivir en Occidente.

Entre los mejores del mundo

Bailó con el Ballet de Houston durante dieciséis años y se convirtió en uno de los mejores bailarines del mundo. Es invitado y trabaja en distintos paises con algunas de las mejores compañías de ballet. Ganó dos medallas de plata y una medalla de bronce en tres Concursos Internacionales. Durante su presentación en Londres, se enamora de una bailarina australiana Mary McKendry. Se casaron en 1987, y en 1995 se trasladó a Melbourne con sus dos hijos, donde Li se convirtió en bailarín principal del Ballet de Australia.

Después de bailar

A los 35 años, Li empezó a planear su próxima carrera después de bailar. Se matriculó en los cursos de contabilidad y financieros. En 1997 comenzó sus estudios en el Instituto de Valores de Australia por correspondencia, con miras a convertirse en un corredor de bolsa. Li hizo una transición exitosa de la carrera de ballet a la financiación en 1999. Es hoy un alto directivo de una de las mayores firmas de corretaje de bolsa en Australia.

Su libro

La historia de su vida se relata en el libro El último bailarín de Mao donde expone sus memorias, que fue publicado por Penguin, Australia, en septiembre de 2003. Rápidamente alcanzó el número 1 en el país, entre las obras de no ficción quedó con el número 10 de best sellers y recibió el Premio Cristóbal de Literatura. Su obra llegó a ganar el título de Libro del Año en Australia y fue nominado para varios premios de alfabetización de prestigio con más de 50 reimpresiones. Ha sido traducido también a varios idiomas y se vende en más de 30 países en todo el mundo. En mayo de 2005, fue lanzado por Edición de Jóvenes Lectores. También hay un libro de imágenes de su historia titulada El Príncipe Campesino, que es bellamente ilustrado por el talentoso pintor Anne Spudvilas. El director Bruce Beresford y Sardi Jan, respectivamente, se han unido para producir una galardonada película a la que han denominado “El último bailarín de Mao.”