DESVELAMOS LAS PORTADAS DE LAS NOVELAS GANADORA Y FINALISTA DEL PREMIO PLANETA 2018


Yo, Julia de Santiago Posteguillo

y

Un mar violeta oscuro de Ayanta Barilli

LAS OBRAS ESTARÁN EN LAS LIBRERÍAS EL PRÓXIMO

6 DE NOVIEMBRE

 

 portada_yo-julia_santiago-posteguillo_201810191101

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yo, Julia

Santiago Posteguillo

 

192 d.C. Varios hombres luchan por un imperio, pero Julia, hija de reyes, madre de césares y esposa de emperador, piensa en algo más ambicioso: una dinastía. Roma está bajo el control de Cómodo, un emperador loco. El Senado se conjura para terminar con el tirano, y los gobernadores militares más poderosos podrían dar un golpe de Estado: Albino en Britania, Severo en el Danubio o Nigro en Siria. Cómodo retiene a sus esposas para evitar su rebelión, y Julia, la mujer de Severo, se convierte así en rehén.

De pronto, Roma arde. Un incendio asola la ciudad. ¿Es un desastre o una oportunidad? Cinco hombres se disponen a luchar a muerte por el poder. Creen que la partida está a punto de comenzar. Pero para Julia la partida ya ha empezado. Sabe que solo una mujer puede forjar una dinastía.

 

portada_un-mar-violeta-oscuro_ayanta-barilli_201810191100

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un mar violeta oscuro

Ayanta Barilli

 

Una maldición recorre las vidas de Elvira, Ángela y Caterina: elegir a hombres que no las supieron amar.

Elvira se casó con Evaristo, un demonio que sembró el miedo y la locura. Su hija Ángela renunció a sí misma por un marido ausente, siempre en los brazos de otras, incapaz de ocuparse ni de ella ni de sus hijas. Y la indómita Caterina, tercera de la saga, acabó enamorada de otro ser diabólico, sin tener conciencia del peligro que corría. Sólo Ayanta, última descendiente, se enfrentará a su herencia transitando el camino de los recuerdos y de la verdad.

Un mar violeta oscuro es la historia de una rebelión ante la amenaza de ese destino que parece ineludible, el de muchas mujeres sometidas a las condiciones del tiempo que les tocó vivir, el de tantas protagonistas anónimas que lucharon por ser felices, por ser libres.