El teatro Coliseum de Barcelona se convierte del 7 al 17 de junio en la catedral del rock, un homenaje a la mítica banda Queen